¿Apagón, racionamiento, conciencia ecológica? Nada de eso. Corea del Norte está varios años -¿siglos?– atrás en cuanto a progreso tecnológico. La prueba más elocuente parece ser esta fotografía obtenida desde el espacio.

Astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS) sobrevolaban el este asiático durante la noche del 30 de enero pasado y decidieron captar el contraste que existe entre Corea del Norte, Corea del Sur y China. Las luces, por cierto, corresponden al sistema eléctrico presente en cada uno de los países nombrados.

Si no es por un pequeño destello en la capital Pyongyang, el territorio correspondiente a los norcoreanos podría ser considerado incluso una porción de mar.

Dos datos reveladores de la escasez de progreso:

  • La población de Pyongyang es de 3,2 millones de habitantes y su destello de luz no es mayor que el de la ciudad de Gunsan (Corea del Sur) de apenas 280 mil personas.
  • El consumo eléctrico per cápita de Corea del Sur es de 10.162 kilowatts a la hora. En Corea del Norte es de 739 Kw/h.