Imaginamos que más de alguna vez escuchaste, leíste y googleaste fotos privadas de alguna actriz desnuda. Ahí afuera siempre hay alguien que las consigue y las tira al infinito flujo de internet. Uno de los casos más famosos es el de Scarlett Johansson, quien se sintió tan ofendida por la filtración de sus imágenes hot que el tipo que lo hizo está en la cárcel.

Hoy estamos aquí frente a un escenario similar. La escala del golpe, sin embargo, es cósmica: un usuario de 4chan.org filtró fotos privadas de más de 100 celebridades, en un acto que ya recibe el nombre de CelebGate y que tiene dada vuelta a la red. ¿La persona más afectada? Jennifer Lawrence.

Son más de 60 imágenes (no aptas para el trabajo) de la actriz de “Los Juegos del Hambre”, en las que aparece en ropa interior, haciendo poses sensuales, sacándose selfies desnuda frente a un espejo. Eso sin contar la posible existencia de videos íntimos. Lo mismo en el caso de Kaley Cuoco, Kirsten Dunst, Teresa Palmer, Becca Tobin y la modelo Kate Upton, por nombrar solo a algunas.

Lawrence, por cierto, no está de brazos cruzados y ya anunció acciones judiciales a través de uno de sus agentes.

“Es una flagrante violación a la privacidad… Las autoridades han sido contactadas y procesarán a cualquiera que publique las fotos robadas de Jennifer Lawrence”

¿Dónde puedes encontrar las fotos? Están dispersas en 4chan.org, imgur.com y reddit.com, donde puedes buscarlas sin mayor esfuerzo. Pero no en nuestro sitio. Acá decidimos no hacerlo por 3 razones:

  • No publicamos desnudos totales
  • No tenemos plata para pagar abogados
  • La más importante de todas: las fotos fueron sacadas a la mala. No son parte de una sesión ni han sido compartidas voluntariamente por las afectadas en sus redes sociales

Dicho esto, creemos que las fotos no son escandalosas. Son solo la captura de la belleza natural de un cuerpo desnudo.

Finalmente, un reflexión sobre la culpa. Definitivamente no es culpa de Jennifer Lawrence, Kaley Cuoco o Kate Upton. No faltará quién dice “¿cuándo aprenderán a no sacarse fotos con sus celulares?”, pero muchachos, ese no es el punto. Sacarse una foto sexy no debiese ser un crimen ni algo prohibido, ni menos algo riesgoso. Quienes apuntan el dedo a las afectadas seguramente son los mismos que acusan de provocativa a una mujer que usa escote o quienes justifican violaciones porque alguien usa minifalda. No transformemos a la víctima en culpable.

La culpa es de quienes no dejan a otros vivir su sexualidad en paz.