Cuando estás caminando por la calle, manejando tu auto, en el medio de un concierto, no esperas la muerte. Aunque las balas silben a tu alrededor y tu ciudad esté devastada, probablemente abrigas la maldita esperanza de que las bombas no te alcancen, que de alguna manera se desvíen unos metros más allá y que no te quiten lo único que de verdad vale la pena en esta vida.

Puedes ser un niño en Siria, puedes ser un inmigrante cruzando la frontera, puedes ser un bombero de turno o el integrante de una banda de rock en gira por Europa. Nadie está preparado para ver la muerte tan de cerca, nadie merece verla tan de cerca encarnada en un explosivo que cae desde el cielo, en una marejada que hunde tu barco o en un grupo de tipos que vacían sus fusiles invocando a su dios.

Los integrantes de la banda Eagles of Death Metal tuvieron que ver la muerte así de cerca. Vivieron para contarlo y enfrentaron las cámaras de Vice para relatar lo que vieron la noche del 13 de noviembre desde el escenario, cuando un grupo de terroristas ligados al Estado Islámico mataron a 90 personas mientras se desarrollaba el concierto en la sala de espectáculos Le Bataclan.

En una entrevista de 26 minutos y visiblemente conmovidos, los integrantes relataron lo que sintieron, vieron y olieron esa noche y cómo pudieron salvar con vida del letal ataque.

El video está en inglés y sin subtítulos, pero acá traemos algunos pasajes del diálogo.

Primero pensé que era el sistema de amplificación que se estaba estropeando y entonces me di cuenta rápidamente que no. Reconocí de que se trataba. No estábamos seguros si nosotros éramos el objetivo o qué estaba pasando. Boot, que también estaba en el equipo, supongo que vio al pistolero que había terminado las municiones del cartucho y que lo había sacado para poner otro. Entonces gritó “vámonos”Eden Galindo – Guitarrista

eden-jesse

 

No veía bien desde el escenario, así que subí rápidamente al camarín. Abrí la puerta y ella (Tuesday, la novia de Hughes, NDR) no estaba ahí. Abrí la puerta del pasillo y en ese momento vi al tirador. El blandió su arma hacia mí y el cañón del fusil golpeó el marco de la puerta. Pensé, “oh, mierda”. Me di la vuelta, sabía que había gente que me estaba siguiendo. Este es el tipo de situación donde todos buscamos donde ir, sabes. Empecé a decirles “no, no, no… no vengan para acá” y empezamos a descender. Llegamos a la salida y todavía no había encontrado a Tuesday. Julian salió antes que yo, yo estaba con Eden y, si lo recuerdas, estabas como diciéndome “que onda, hermano, movámonos, vámonos”. Pero yo no sabía qué hacer. Cuando Tuesday vio a Julian escuché su voz y supe que ella estaba bien. Y creo que Eden me agarró y salimos. Noté de inmediato que todos estaban al lado y nadie salia y nosotros estabamos ahí afuera parados en el callejón y decíamos “muévanse, muévanse”. Julian también lo notó, la gente parece que no sabía qué hacer”. Jesse Hughes – Vocalista y Co-Fundador

matt-shawn

Cuando comenzó el tiroteo, tiré el bajo. Me escondí durante un tiempo tras la cortina y el monitor. Las personas entraron a través de una puerta de acceso al escenario escena. Nuestro gerente Steve estaba allí y fue la primera persona que vi. Y la mirada en su rostro era como la mía. Ambos pensamos “por aquí no hay salida”. Y él estaba gritándole eso a la gente. Estaban todos subiendo a una habitación para escapar del tiroteo.Matt McJunkins – Bajista.

julian

Creo que lo primero que me impactó fue que… somos una banda que toca fuerte, sabes… La potencia de la banda en el escenario a través de la amplificación es difícil de batir y los disparos iniciales fueron tan poderosos para mí, que de inmediato supe que algo andaba mal. Salí rápidamente de mi sillín y casi de inmediato sentí el olor a pólvora en mi nariz. Me di vuelta, miré entre medio de las partes de mi batería y al lado de un amplificador y ahí fue cuando partió una segunda ronda de disparos. Vi a dos tipos delante y debe haber sido la cosa más horrible que haya visto: a ellos disparando implacablemente a la audiencia. Julian Dorio – Baterista

Desde mi perspectiva veía el tiroteo, salían explosiones, las luces brillaban. Así que me lancé al piso y tuve que tomar la decisión de si debía atravesar el escenario o iba a la habitación. Huí a la habitación, había mucha gente, mucha gente ayudándose para llegar arriba. Algunas personas habían sido baleadas. Algunas agarraron sillas para trabar la puerta. Alguien había dejado una botella de champán en el mini-refrigerador de la habitación para después del show. Y por si acaso, la agarramos porque era la única arma que teníamos.Matt McJunkins – Bajista.

Muchas personas se escondieron en nuestro camarín. Los asesinos lograron entrar y mataron a todos, excepto a un niño que se escondió debajo de mi chaqueta de cuero. Jesse Hughes – Vocalista y Co-Fundador

Matt McJunkins: Los disparos se escuchaban cada vez más cerca y esto continuó por 10 o 15 minutos. Luego se detuvo y hubo una sensación de alivio y luego empezó nuevamente. Hubo una explosión que sacudió toda la habitación, probablemente todo el edificio. Por supuesto, no sabíamos que era eso, si estaban tratando de volar el lugar o quizás todo el recinto.
Periodista: ¿Qué era? ¿Un cinturón explosivo?
Matt McJunkins: Sí, nos enteramos de eso después.

Acá puedes ver el video de la entrevista completa: