Uff… Al mundo aún le tiritan las canillas y se le obstruye la garganta ante la barbarie vivida en París, Francia. Un grupo de terroristas entró a la redacción de la revista Charlie Hebdo y a punta de kalashnikovs masacró a 12 de sus integrantes. ¿La razón? Una supuesta venganza en nombre de Alá.

Charlie Hebdo es un semanario satírico y de humor punzante, en especial ante temas políticos, sociales y religiosos (todas las variantes incluidas). ¿Se les pasa la mano? Está en la discusión. Sin embargo, nada de nada en este Universo justifica una respuesta tan desproporcionada como la perpetrada por este puñado de cobardes fundamentalistas.

La libertad no puede ser callada a punta de pistola y es por eso mismo que dibujantes de todo el mundo expresaron su tributo a las víctimas del ataque. Porque al final todos somos Charlie: