Poco a poco la gente ha ido descubriendo que la marihuana no es el monstruo que por décadas pintaron. Sin embargo, a medida que la sociedad progresa siempre hay un elemento que va dos o tres pasos detrás: la ley.

Hoy la marihuana no le simpatiza a la ley, la tiene dentro de las cosas que no se puede hacer, de las cosas que te pueden hacer pasar una noche en la sombra como un peligro para la sociedad. La buena noticia es que todo eso podría cambiar más pronto de lo que imaginas.

La Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de Chile acaba de enviar a votación unas modificaciones a la norma vigente, las cuales están destinadas a la despenalización de la marihuana a través de consumo medicinal y/o recreativo, además de permitir el autocultivo de cannabis.

¿En qué consiste el proyecto? Estos son sus 4 puntos claves:

1 ¿Quién podrá consumir? Toda persona mayor de 18 años. Pero no se limita solo a eso. También se abre la posibilidad de consumo para menores de edad, bajo circunstancias de uso medicinal y previa autorización de sus padres, a través de productos derivados.

2 ¿Dónde se podrá consumir? Que se regule no quiere decir que se pueda fumar en cualquier lugar. El consumo se limitará solamente  a recintos privados. O sea, se prohibirá fumar en cualquier espacio público (calles, restoranes, estadios), tal como hoy ocurre con la ley del tabaco.

3 Porte legal. Hoy llevar apenas un gramo de marihuana en tu bolsillo significa una pesadilla, ser vinculado a narcotráfico y un montón de problemas legales. Con la nueva ley se podrán portar hasta 10 gramos de marihuana, bajo la noble idea de consumo privado, sin ser mirado feo.

4 ¿Autocultivo? Sí. Otro de los grandes cambios. La nueva normativa autoriza la plantación de marihuana en tu propio domicilio. Obviamente, la idea no es irse en la volada y armar una pyme. El limite es de 6 plantas por casa, destinadas a uso privado. La fiscalización de esto quedará en manos del ISP y el SAG.