En Tokio un diario internacional puede costar más de cinco dólares, en Moscú un café fácilmente supera la barrera de los 8 dólares, en Venezuela una visita a una cadena de comida rápida le escamoteará 13,50 dólares y en Londres debe pagar hasta 20 dólares por un boleto al cine. Abusos del libre mercado, pero ninguna de estas ciudades califica como la más cara para vivir si eres un inmigrante. Dicho honor corresponde a Luanda, la capital de Angola.

La consultora Mercer liberó su “2013 Cost of Living Survey” y en ella explica las razones de por qué este enclave de las costas del sudoeste africano hace tiritar las billeteras de los extranjeros que deciden adoptarla como su nuevo hogar. “Más allá de ser uno de los mayores productores de petróleo de África, Angola es un país relativamente pobre, aunque caro para inmigrantes debido a que importar bienes puede ser muy costoso. En adición, encontrar acomodaciones para vivir que coincidan con ciertos estándares puede ser un desafío y bastante costoso”, afirmó Barb Marder, líder de Movilidad Práctica y Senior Partner de Mercer.

Luanda tiene más de cinco millones de habitantes y es la tercera ciudad de habla portuguesa más poblada en el mundo, detrás de Sao Paulo y Río de Janeiro, en Brasil. Un tercio de los angoleños reside en la capital y como menciona la investigación, sus índices de pobreza son alarmantes: 53% de sus habitantes vive bajo la línea que la define. Los servicios de agua y electricidad están lejos de satisfacer las necesidades y la infraestructura vial es algo que mejora lentamente desde 2002, año en que terminó la guerra civil iniciada en 1975, justo después de su independencia de Portugal.

Quizás por eso, muchos productos que no son de primera necesidad brillan por su ausencia y hacen que importarlos ponga sus precios al lado de las nubes.

Algunos de los costos mostrados por Mercer son:

  • Renta mensual de un departamento de lujo: 6.500 dólares
  • Diario internacional: 5,42 dólares
  • Taza de café: 3,88 dólares
  • Gasolina: 0,63 dólares.

OK. La gasolina es una ganga, porque ellos son productores de petróleo. Pero eso no es sinónimo de transporte gratis. Los taxis, además de no ser seguros, son caros y suben sus tarifas en días de lluvia. ¿Comprarse un par de jeans? En promedio valen 204 dólares.

La encuesta de Mercer incluyó más de 200 ítems en cada ciudad, incluyendo acceso a vivienda, transporte, comida, ropa, muebles y electrodomésticos, así como entretención. La lista contempló 214 ciudades alrededor del mundo.

¿Cómo le fue a Latinoamérica?. “Algunas ciudadades cayeron en el ránking como resultado de que las monedas locales se debilitaron en comparación al dólar, como Brasil, mientras que otras saltaron debido a la alta inflación de bienes y servicios, y rentas. Nueva York es la ciudad más cara en Estados Unidos”, reseña Mercier, compañía que solo entrega gratis algunos datos de las 10 ciudades más caras. El resto aparece en un informe por el que se debe pagar 699 dólares
ciudades