El gobierno de Sebastián Piñera tuvo aciertos y errores. Dependiendo de la vereda política en la que te encuentres, verás algunos más que otros. Sin embargo hay algo innegable: cuando se revise su legado habrá siempre un capítulo destinado a las “Piñericosas”, aquella colección de desaciertos lingüísticos y salidas de protocolo que han hecho reír a los chilenos e incluso a él mismo. “Me hacen reír como un niño”, declaró el mandatario, demostrando buen sentido del humor.

El concepto “Piñericosas” es una deformación de “Condoricosas”, una sección de chistes cortos de la revista Condorito, un personaje popular en toda Sudamérica y que provino de las manos y cerebro de René Ríos (Pepo). Con ese nombre se creó una sección en el semanario The Clinic en que se hacen constantes bromas a Sebastián Piñera por sus fallidas salidas de libreto.

Ahora, cuando finaliza su mandato, en XY recordamos sus Piñericosas más destacadas:

Marepoto y el Tusunami

Tras el terremoto de febrero de 2010, el Presidente se vio enfrentado al desafío de la reconstrucción. El mismo día en que asumió, el 11 de marzo de 2010, una fuerte réplica sacudió a la zona central del país. El mandatario salió a ratificar la “alerta de tusunami” generada por la ONEMI. Si, TuSunami.

Días después, en la inauguración de la Feria Internacional del Aire y del Espacio (FIDAE), Piñera mencionó el “marepoto” que afectó las costas chilenas, mezcla innegable entre maremoto y poto, una forma coloquial de llamar a las nalgas en Chile y otros países. Por supuesto, este último desacierto fue objeto de interminables bromas y memes y lo recordamos a continuación.

 

¿Alexander Selkirk o Robinson Crusoe?

william_dafoe

Daniel Defoe o Willem Dafoe

El 22 de abril de 2010, el Presidente fue a inaugurar el Colegio Insular Robinson Crusoe, que había sido destruido por el maremoto del 27/2 en el archipiélago Juan Fernández. En la ocasión, confundió al personaje Robinson Crusoe con el marino escocés Alexander Selkirk, quien vivió cuatro años en las islas y en quien se inspiró Daniel Defoe para crear su historia sobre el naufrago.

“En esta isla vivió, durante cuatro largos años, Robinson Crusoe, cuya historia no solamente fascinó y emocionó al mundo entero sino que puso en el mapa del mundo a esta isla en la cual viven ochocientas chilenas y chilenos”.

 Lo más gracioso es que, al ser consultado por su error por un periódico chileno, Piñera se volvió a equivocar: esta vez para confundir a Daniel Defoe con el actor Willem Dafoe:

“Yo siempre he sido un gran admirador de Willem Dafoe, quien fue el que escribió la novela Robinson Crusoe. Esa vez le decía a los lugareños que el que puso en el mapa del mundo esta isla fue Crusoe, así que podríamos decir que Crusoe es habitante de esta isla”.

 

Galáctea

A diferencia de muchos otros políticos que utilizan encargados de prensa, Sebastián Piñera maneja su propia cuenta de Twitter (@sebastianpinera), incluso antes de transformarse en presidente de Chile. En esta ha cometido algunos Lapsus Calami que, por la popularidad de la red, han esparcido muchas risas.

En una oportunidad, con ese don por la mezcla que ha demostrado el Presidente, unió “galaxia” y “via láctea” en una sola palabra:

“¿nunca han mirado las estrellas, la galáctea o el fondo del alma? Una cosa es mirar e intentar descubrir y otra cosa ver qué es lo sensorial” @sebastianpinera

La astronomía no es lo suyo…

 

Citas con la historia

Las salidas de libreto del Presidente han tenido momentos sublimes cuando se trata de abordar la historia de Chile y sus pueblos. Algunos simples problemas lingüísticos mientras otros consisten en errores que han sorprendido y enojado a más de alguno. Aquí tenemos algunos ejemplos:

“Es la misma bandera con que hemos cubrido tantas veces los féretros de nuestros mártis” – 17 de septiembre de 2010.

Según Piñera, la inscripción automática y voto voluntario para participar en las elecciones “es equivalente a lo que ocurrió en 1849 cuando se otorgó el derecho de voto a las mujeres en nuestro país”. El voto femenino en realidad comenzó en 1949.

“Nunca vamos a derrotar a la delincuencia, de hecho, el primer delito se cometió según la Biblia, o dentro del Paraíso al desobedecer la palabra de Dios, o inmediatamente de expulsados del Paraíso, cuando se cometió el primer asesinato, cuando Abel asesinó a Caín”, señaló. El relato bíblico, en cambio, indica que fue Caín quien mató a su hermano Abel.

“Deutschland, Deutschland über alles” (“Alemania, Alemania sobre todo”) escribió el presidente Piñera en su gira europea en el 2010 al firmar el libro de oro de visitas ilustres de Alemania. La frase es un extracto habitualmente omitido del Himno nacional germano por estar relacionado con el régimen nazi del Tercer Reich.  El presidente de Alemania, Christian Wulff, quedó desconcertado.

“Son muy pocos los países en el mundo —se cuentan con los dedos de unas pocas manos— que han tenido el privilegio de celebrar 500 años de vida independiente, como lo hicimos los chilenos –
Sebastián Piñera, Cobquecura, 27 de febrero de 2011. Chile recién celebró 200 años en el 2010.

De Parra y Neruda

Otra de las áreas donde se han presentado Piñericosas es la literatura nacional. Acá, el presidente ha tenido especial atención con el antipoeta chileno Nicanor Parra. Un par de ejemplo:

A pesar de que en ese momento era  finalista para el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, Piñera incluyó a Parra en la lista de literatos chilenos fallecidos en su discurso de inauguración de la Feria del Libro de la Plaza de Armas de Santiago, en 23 de abril de 2010.

Durante la ceremonia de premiación del programa Capital Semilla, en agosto de 2012, Piñera le cambió el nombre al antipoeta y lo bautizó como Nicolás Parra.

El Premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda, también sufrió los desaciertos del mandatario saliente. En febrero de 2012 en Curicó se despachó esta frase:

“No nos olvidemos que ésta es la tierra natal del poeta Pablo Neruda”. Lamentablemente para el Presidente, Neruda nació en Parral, a 158 kms de Curicó.

“Estamos bien en el refugio los 33”

El 5 de agosto de 2010, 33 mineros quedaron atrapados en la mina San José, cercana a Copiapó. Se intentaron diversas formas de llegar a los trabajadores, hasta que un papel emergió desde la profundidad con un mensaje: “Estamos bien en el refugio los 33”.

Además de la alegría por encontrar vivos a los mineros, el hecho de hallarlos fue motivo de conmoción internacional. En todos los países estaban pendientes de todos los avances en el rescate, que tuvo su final feliz en 13 de octubre de ese año.

Todo esto fue motivo de orgullo para el Presidente, quien vio subir sus cifras de aprobación de manera importante y fue catalogado por la agencia de comunicaciones estadounidense Decker Communications como “el mejor comunicador del mundo”.

Piñera tomó el papel de los mineros, lo metió en una bolsa y se fue en su gira europea mostrándolo a toda persona que se cruzara por enfrente. Estaba tan contento que incluso regaló piedras extraídas de la mina San José a la Reina Isabel II de Inglaterra.

El momento culmine fue el 21 de octubre, cuando en Inglaterra y ante las cámaras que lo asediaban, volvió a mostrar el papel de los mineros que traía en el bolsillo. Eso, a pesar de que su esposa, Cecilia Morel le susurraba que por favor no lo muestre nuevamente.

 

En el asiento de Obama

foto_0000000320130610104628

Piñera puede decir hoy que es el único mandatario en sentarse en el despacho del “presidente más poderoso del mundo libre”, como dirían algunos.

Haciendo gala de una personalidad gigante, Sebastián Piñera estaba en la oficina del Presidente Barack Obama y sin mediar preguntas dijo: “Me voy a sentar en el escritorio del presidente de Estados Unidos”.

Acto seguido, se sentó frente al escritorio Resolute ante un sorprendido Obama quien, a pesar de la salida de protocolo, no tuvo problemas en tomarse fotos con Piñera.

“Usted sabe que mi hija nació en Estados Unidos” fue la razón esgrimida por Piñera para justificar su acto el que fue ampliamente criticado. El diario Daily Mail dijo que el Mandatario actuó de una manera “vergonzosa” en una columna titulada con un indignado “¿Quién crees que eres?”