Cuando tiene grandes problemas se piensa en implementar grandes soluciones, así es precisamente como razonaron en China, donde decidieron enfrentar sus severos problemas de contaminación atmosférica construyendo un purificador de aire de 100 metros de altura.

La iniciativa se enmarca en en un plan piloto y la torre en cuestión se ubica en la ciudad de Xian, en la provincia central de Shaanxi (sí, a mi también me deja donde mismo ese dato). De acuerdo a los resultados de las pruebas realizadas, durante los meses que lleva operando el funcionamiento del purificador ha mejorado la calidad del aire en una zona de 10 kilómetros a la redonda.

En términos más cuantitativos, los responsables del proyecto aseguran que la torre es capaz de generar 10 millones de metros cúbicos de aire filtrado al día. Otro dato duro es que la operación de esta tecnología hasta el momento ha reducido en 15% la contaminación por PM2,5, las partículas más pequeñas y dañinas de cuantas conforman la polución del aire.

Funcionamiento

La operación se basa en el principio de que el aire caliente se eleva. En función de eso se construyó una amplia superficie de colectores solares en la base de la estructura, para calentar el aire y que éste ascienda por el interior de la torre, donde luego de pasar por múltiples filtros es liberado a la atmósfera.

Las autoridades chinas informaron que si los resultados cumplen con las expectativas la experiencia podría repllicarse en otras localidades, donde podrían instalarse purificadores de 500 metros de altura.