Para quienes miran al espacio con algo de asombro y fascinación, para quienes creen que el hombre realmente llegó a la Luna y que no fue un montaje mediático orquestado por el gobierno norteamericano en la Guerra Fría, la figura de Neil Armstrong genera admiración.

Este oriundo de Ohio fue el primer ser humano en pisar el satélite natural de la Tierra, el que se despachó esa frase para el bronce de “es un pequeño paso para el Hombre, un gran paso para la humanidad”. Y hoy parte del legado de la misión Apollo XI está en riesgo.

El traje que Armstrong usó en la misión que llegó a la Luna está en severo deterioro. Y no solo por el polvo lunar que se acumuló en el sector de las piernas, sino que se están destiñendo los colores de la bandera y aparecieron manchas naranjas de origen indeterminado. Las personas a cargo de su mantención han hecho lo que han podido y cosieron a mano partes rotas del traje (“Do it Chilean Way” debió ser la instrucción de los jefes al respecto).

armstrong-traje_2

Por eso, cuando se cumplen 46 años de la exitosa misión espacial, el museo del Instituto Smithsoniano lanzó una campaña en Kickstarter para reunir los fondos necesarios para restaurar el traje y poder conservarlo hasta el fin de los tiempos, como patrimonio para toda la humanidad.

El objetivo final de la campaña es que, cuando se cumplan 50 años de la llegada a la Luna (21 de julio de 2019), puedan exhibir un reluciente traje en el Museo de Washington, específicamente en la muestra Destination Moon que se encarga de enseñar sobre la misión a las generaciones futuras.

Además, los creadores de la campaña pretenden realizar un proceso de digitalización 3D que permita exhibir digitalmente el traje en todo el mundo, para que personas de los países más remotos puedan conocer ese pedazo de historia de acompañó al Hombre a la Luna.

La campaña, que se ha popularizado en las redes sociales con el hashtag #RebootTheSuit requiere reunir 500 mil dólares y puedes contribuir desde US$ 1.