Instagram -sin candado- y Facebook se han transformado en una herramienta para varias chicas que persiguen una carrera como modelo. Un ejemplo contundente es el de Abigail Ratchford, una californiana que se ha convertido en favorita de internet posteando sus imágenes en la redes sociales.

Si bien la idea de modelar estaba enquistada en su familia -tiene un hermano en la industria de la ropa interior masculina-, al principio Abigail no le daba bola. Ella se dedicaba a sus clases en un colegio jesuita y a jugar fútbol. Sin embargo, este último debió dejarlo porque le faltaba aire en el pecho. Tiene asma.

Todo cambió en 2013. Hizo una sesión de fotos para su Facebook y esta se anduvo escapando de las manos: fue tan exitosa que decidió dedicarse completamente al negocio.

Muchos las definen como una mujer de espíritu “burbujeante” y un dato freak es que se sabe muchos diálogos de películas de memoria.

OK. Basta. Ella es Abigail Ratchford.