Sol, playa, arena, mar. El verano está lejos, pero sus memorias refrescantes siempre salvan incluso los días más grises. ¿Tiene nublada la cabeza? Concéntrese e incluso piense en Alana Blanchard, una musa del Océano Pacífico que sacude las neuronas para sacarlas de la rutina.

Oriunda de Kauai, en Hawaii, la muchacha de  22 años es lo más cercano a una sirena y representa perfectamente la simbiosis entre la belleza humana y la del mar, gracias a su gran pasión: el surf.

Alana se subió a una tabla cuando tenía cuatro años y desde ahí en adelante ha vivido momentos buenos y de los otros. Dentro de los primeros destaca la construcción de un nombre destacado en la escena. Estrella de campeonatos por aquí y por allá, también su figura le ha permitido erigirse como modelo y diseñadora de trajes de baño para la marca Rip Curl.

¿Los sabores amargos? El 31 de octubre de 2003 corría unas olas con su amiga Bethany Hamilton. En medio de la sesión, un tiburón tigre atacó a su compañera, dañándole severamente el brazo izquierdo. Alana se las arregló para espantar al escualo y llevar a Bethany a la orilla, donde le aplicaron un torniquete que detuvo la hemorragia. Si bien perdió gran parte de la extremidad, Hamilton sigue viva y surfeando. Alana se transformó en heroína e incluso Hollywood se fijó en su historia, filmando la película “Soul surfer”.

Si quieres más de Alana:

Alana Blanchard

RipCurl

Sobre El Autor