Daisy Duke fue el sueño erótico de muchos cuarentones de hoy. Sus inconfundibles hot-pants de jeans, su camisa cuadrillé amarrada que dejaba ver su abdomen plano, su pelo largo y esos ojos verdes. Esa sensualidad de mujer-sencilla-pero-extremadamente-inteligente-y-sexy de la prima de Bo y Luke en Los Dukes de Hazzard dejó una huella, marcó una época.

Catherine Bach es la guapa actriz que está tras las Prima Daisy, su personaje más conocido. A pesar de que su debut cinematográfico fue con Burt Lancaster y de haber actuado con Clint Eastwood, fueron sus años en Los Dukes de Hazzard los que la catapultaron a la fama mundial. Entre 1979 y 1985, además de un par de reuniones posteriores en 1997 y en el 2000, esta chica de Cleveland nos deleitó con una sensualidad a prueba de todo.

Catherine, con unos pantalones de jeans cortados que luego se hicieron conocidos como “Los Daisy Duke”, deambulaba como mesera por The Boar’s Nest, el bar del siniestro Boss Hogg, el archienemigo de la familia Duke. Otras veces combativa, se unía como Bo Peep (“Pastorcilla”, su clave de radio de banda ciudadana) ayudando en las persecuciones que sufrían Bo y Luke. Y en otras, era el agente distractor, con un bikini rojo que dejaba sin aliento al policía Cletus Hogg y hasta el telespectador más compuesto del planeta.

daisyduke_f

Los pantalones fueron todo un tema para Catherine, ahora flamante empresaria con su propia línea de ropa inspirada en Daisy. La historia cuenta que fue su idea incorporar estos jeans super-cortos a la vestimenta del personaje. Los censores de la cadena CBS temían que esta prenda demasiado corta revelara mucho más de lo aceptado en la época (y en esta también), por lo que los productores de la serie le pidieron a Bach que los usara con unas calzas apretadas color-carne ante cualquier eventualidad.

La estampa de Catherine arrasó con todo. Sus piernas, aseguradas en un millón de dólares, fueron protagonistas de un póster de la Prima Daisy que vendió más de 5 millones de unidades. Le pasó por encima a reconocidas y bellas actrices de la época, como Farrah Fawcett y Raquel Welch.

El destino ha tenido grandes momentos para esta chica de Ohio. Algunos otros, tristes, como el suicido de su esposo Peter Lopez, de 60 años, con quien se casó en 1990 y tuvo dos hijas. Pero su legado como actriz de una de las series más populares de los 80 la transforman en todo un ícono de esa década y la transforman en una vara altísima para las próximas Primas Daisy que Hollywood lleve a la pantalla.

Hoy la recordamos en el capítulo de la cuarta temporada donde la Daisy Duke gana un concurso de belleza. Triple 10 para ella…

Sobre El Autor