Ah, la maldita censura, atacó otra vez.

En esta ocasión, una de las peores pestes de la humanidad se ciñó sobre los cielos de Israel para poner límites a la belleza angelical de la modelo Bar Refaeli. El cuento, simple: los guardianes de la moralina decidieron prohibir la emisión en TV de un comercial de 45 segundos, en que Refaeli promociona su nueva línea de bikinis para la marca Hoodies.

Si te preguntas qué pudo ser tan ofensivo, mira el comercial:

Imaginamos, que las preguntas siguen ahí mismo. ¿Qué tiene de malo, cierto? Bueno, los censuradores creen que Bar Refaeli muestra demasiada piel.

¯\_(ツ)_/¯

Pero la verdad es que creemos que los moralistas tienen algo con la pobre Bar Refaeli, ya que hace algunos meses también se mostraron descontentos por otra campaña para Hoodies.

Mal, mal. Desde aquí, todo nuestro apoyo para la modelo. #TodosSomosBarRefaeli.