El Gran Estudio Masculino 2013 de AskMen.com demostró que los estadounidenses babean con bombas sexuales al estilo Kate Upton. Sin embargo, al ser consultados sobre qué celebridad les encantaría tener como novia, las  respuestas se inclinaron hacia un tipo de mujer que exuda humor inteligente y mirada tierna. Entre las opciones de la encuesta, ambas características aparecían encarnadas por la actriz Emma Stone. ¿Cómo se apropió de ese perfil?

Desde que estaba en secundaria, Emily Jean demostró un alto interés por la actuación. Tanto que con una presentación de power point convenció a sus padres que debían vivir en California. Mientras buscaba su sueño terminó el colegio desde su casa. Su primera gran oportunidad fue participar en el reality de VH1  “In Search of the New Partridge Family”, el cual ganó.  Las puertas, de inmediato, comenzaron a abrirse y, tras varias intervenciones en series de TV, Hollywood se cruzó en su camino. Su debut fue en la hilarante “Superbad” (2007). Después vinieron “The House Bunny” (2008), “Zombieland” (2009) y “Crazy, Stupid, Love” (2011).

Emma Stone se ganó rápidamente el cariño de audiencias juveniles, con comedias que le daban una imagen que zigzaguea entre lo nerd, lo cool y el eterno sueño de la vecina de al lado. Ejemplo palpable de aquello, son las incontables nominaciones a premios como los MTV Awards o People y Teen Choice Awards.

En 2011 también demostró su capacidad en el drama, siendo parte de la aclamada “The Help”. Sin embargo, fue una pausa. En 2012 volvió al nicho más adolescente y que bordea con el mundo geek, al interpretar a Gwen Stacy, el primer amor de Peter Parker, en “The Amazing Spider Man”, franquicia que esta semana reveló imagen y logo para su segunda parte, la cual se estrenará el 5 de mayo de 2014, y donde Stone tiene un lugar asegurado junto al actor Andrew Garfield, en un amor que traspasó las pantallas y también se vive en la vida real.

Spiderman