¿Te acuerdas de Alejandra Guzmán? ¿Recuerdas esa voz rasposa, esas portentosas caderas y esos videos calentones que la convirtieron en la reina del rock mexicano de los 90, con canciones como “Eternamente Bella” o “Mírala, Míralo”? Ella está de lo más bien, pero el tiempo pasa, los focos no la siguen tanto como antes y la atención, de a poco, ha ido tornando su cuello hacia las nuevas generaciones. Específicamente, hacia otra Guzmán, su hija Frida Sofía.

Hoy, con 21 años, Frida Sofía Guzmán estudia moda y levanta un poco de polvo con fotos que publica en su Instagram. Ahí se define como una obsesiva del fitness, como alguien sarcásticamente entretenida, creyente del karma y una gatita enojona. En las imágenes, además, se aprecia un patrón genético similar al de su madre.

Gente que se impresiona fácil la llama exhibicionista. Nosotros creemos que es solo una persona feliz con lo que es.

Ella es Frida Sofía, la hija de Alejandra Guzmán.

Sobre El Autor