La naturaleza fue generosa con Jaclyn Swedberg, californiana de 23 años. Ella sabe de su fortuna y en vez de esconderla siguió el ejemplo y hoy comparte su perfecta alineación genética con el mundo. El día que decidió seguir una carrera como modelo no dudo de que su lugar era Playboy, postuló a un cásting y su éxito fue casi inmediato: Playmate de abril 2011 y Playmate del año 2012. “Ser naturalmente linda me ha ayudado”, declaró alguna vez.

Sin embargo, ser conejita no es su única meta en la vida. Jaclyn estudia comunicaciones y algún día quiere ser colega nuestra en el maravilloso arte del periodismo. “Me veo haciendo carrera, animando un show o siendo conductora de noticias. Me gusta escribir y me gusta conocer gente”.

Jaclyn Swedberg es casi perfecta. El problema en la ecuación es que tiene un novio, una tal Michael Giovanni Rivera, personal trainer, y quien seguramente sería capaz de pulverizarte usando apenas su pulgar e índice. Jaclyn se mira, pero no se toca.