A los 16 años, una chica de São Sebastião do Caí empezaba a dar que hablar en el mundo del modelaje de Brasil. Júlia Pereira comenzaba sus primeros pasos a esa edad, aunque en su primera fotografía famosa apareció junto a sus hermanos Carla y Cassiano en la revista Zero Hora. Era el verano de 1987.

El salto definitivo al estrellato lo dio tras su participación en el concurso “Super Model of the World”. Ahí “Ojos de Gato”, como le dicen a esta gaúcha, se robó la atención del mundo de la moda y empezó una carrera que la ha lucir modelos de Valentino, Armani, Trussardi, Versace. Ni hablar de las campañas publicitarias para marcas como Wella, Pepsi, Billabong, Sony, Dumond y Benetton.

Ver a Júlia en traje de baño es una especie de vicio. Y la vemos así seguido, quizás por que esta escultural brasileña tiene su propia línea de bañadores en sociedad con la marca Lybethras. Por eso es tan difícil dejar de mirarla cuando luce esos espectaculares bikinis que han dejado boquiabiertos a los afortunados bañistas de Miami. Aquellos que la vieron pasear por la arena con ese diminuto traje de baño blanco con piezas metálicas doradas. Ufff…

A Júlia puedes seguirla en su instagram o ver más en su sitio. Y si te atreves, también en Twitter y Snapchat con su nick @jcampanipereira.

Una foto publicada por Júlia Pereira (@juliapereira) el

Una foto publicada por Júlia Pereira (@juliapereira) el

Una foto publicada por Júlia Pereira (@juliapereira) el

Una foto publicada por Júlia Pereira (@juliapereira) el

Una foto publicada por Júlia Pereira (@juliapereira) el

Una foto publicada por Júlia Pereira (@juliapereira) el

Una foto publicada por Júlia Pereira (@juliapereira) el