Carismática, electrificante, magnética. Todos aquellos adjetivos, y tantos más, se apilaban para poder describir a Lauren Bacall, una de las últimas divas del cine clásico en armar maletas a otra dimensión.

Su sola presencia hacía replantearse las teorías sobre la creación del Universo. Cuando hablaba, su voz, baja y profunda, era lo único que permeaba galaxia tras galaxia hasta el Big Bang. Una mujer con solo una foto derritió a la industria de Hollywood y a una de sus más grandes estrellas.

Fue en 1953 que la esposa del director de cine Howard Hawks la vio en la portada de la revista Harper’s Bazaar. Su look felino era cautivante y el realizador de inmediato la fichó para la cinta “To Have and Have Not” (1944), donde compartiría roles con Humphrey Bogart. El actor, que era casado, sucumbió de manera instantánea a sus encantos. Si bien la doblaba en edad, sacó el diccionario de trucos y terminó separándose para estar con ella, a quien llamaba “curvas de acero”.

Lauren Bacall Harper

Bogart y Bacall fueron tal vez la primera gran unión de celebridades, tal como Brangelina (Brad Pitt-Angelina Jolie) lo es hoy. Trabajaron en un par de películas más, en las que era evidente cómo se sacaban chispas de pasión.

Lauren -cuyo nombre de nacimiento era Betty Joan Peske- tenía carácter suficiente como para opacar a Marilyn Monroe en “How to Marry a Millionaire” (1953), y para oponerse al Macarthismo, la etapa más vergonzosa de Hollywood, en la cual la industria pedía denunciar a colegas que tuvieran pensamientos alineados con la izquierda y/o el comunismo.

“Soy liberal, con L mayúscula. Ser liberal es una de las cosas que mejor puedes ser en la Tierra. Cuando eres liberal le das la bienvenida a todos. No tienes una mente pequeña”

Lauren Bacall, en entrevista con Larry King

En el momento de su adiós, le rendimos homenaje. Ella es Lauren Bacall.

Lauren Bacall 01

Lauren Bacall 02

Lauren Bacall 03

Lauren Bacall 04

Fotos vía Listal.com