Lo primero es ser honesto y declarar nuestro interés en la materia: estamos completamente enamorados de Monica Bellucci. Es un amor incontenible, sin límites ni cuestionamientos. Ella es la dueña de nuestras fantasías y quisiéramos entregarle el alma en un abrazo para festejar su cumpleaños.

Este 30 de septiembre, Monica cumplió medio siglo de gloria, magia y encanto. Su belleza clásica, elegante y natural posee además el fuego de una sensualidad galopante y desbocada.

Un ejemplo es su papel de Persephone en Matrix

Monica Bellucci

 

Monica pudo ser abogada. Estaba lista para ingresar a la Universidad de Perugia, cuando una epifanía cambió el rumbo de sus vientos. “Era demasiado aburrido para mí”. Monica había nacido para brillar, para posterizar su imagen hasta el fin de los tiempos. Primero lo hizo en la industria de la moda y luego en el cine, cuyo clímax es “Malena” (2000).

Monica es nuestra musa hoy y siempre, y estas son postales de aquella inspiración que también ha golpeado la puerta de otros seres humanos: