Montar a caballo y andar en motocicleta. Esa eran las pasiones de Miranda Kerr cada vez que visitaba la granja de su abuela. Sin embargo, un día la joven australiana dejó la rudeza a un lado y comenzó a construir su carrera como modelo. Ganó concursos locales e incluso creó cierta polémica por posar en bikini antes de cumplir la mayoría de edad. Pero lo logró.

Fue rostro de la marca Billabong, se mudó a Nueva York, salió en revistas y fue fichada por Maybelline antes de dar el gran zarpazo en 2007. Ese año se convirtió en un ángel de Victoria’s Secret, siendo una de las figuras estelares de la compañía de lencería. De manera paralela posó desnuda en “Rolling Stones” como una forma de reunir fondos en la lucha por proteger koalas, se casó con Orlando Bloom, el elfo rubio de “El Señor de los Anillos”, y se convirtió en heroína mundial del trabajador, luego de salvarle el pellejo a un hombre que fue sorprendido mirando sus fotos.

¿La historia? En 2010, un analista financiero hacía un despacho en vivo para Channel 7 de Australia, mientras de fondo y a la izquierda se veía a un colega revisando imágenes de Kerr. El hombre en cuestión, David Kiely, fue suspendido por su trabajo hasta que una campaña por internet, apoyada por la misma Miranda lo devolvió a su puesto. “Me dijeron que hay una petición para salvar un trabajo, y por su puesto la apoyó”, declaró por iniciativa propia.

Hoy Kerr es una de las modelos más importantes de la industria. Pese a ello, no se siente en tierra firme. “Las modelos son las personas más inseguras que he conocido. Constantemente les dicen que no son lo suficientemente buenas. Realmente tienes que practicar el amarse a sí misma”, afirmó recientemente a “Cosmpolitan”.

Así vende lencería Miranda Kerr

A Miranda Kerr puedes seguirla en:

https://www.facebook.com/MirandaKerr

https://twitter.com/MirandaKerr

http://instagram.com/mirandakerr