Para tener un cuerpo bello no basta la genética. También se requiere un poco de trabajo y eso lo sabe Rossana Arkle, nuestra musa de hoy.

Nacida en Australia y criada en Nueva Zelandia, la modelo luce con orgullo un trasero tan tonificado que parece esculpido en la Antigua Grecia. ¿Su secreto? Dieta y ejercicios que ella comparte en su propio sitio web.

Los resultados saltan a la vista en su cuenta de Instagram.