La canadiense Pamela Anderson fue la fantasía de millones de adolescentes durante los años 90. Muchos adoraron su figura con pósters pegados en sus habitaciones, en los que dejaban volar su imaginación.

Ya no son los 90 y el tiempo ha pasado por todos nuestros cuerpos. Sin embargo, Pamela sigue causando estragos. Prueba de esto es su última colaboración con Coco de Mer, una boutique de lencería y juguetes sexuales de lujo, en donde manda al diablo las celebraciones de San Valentín.

El producto de la alianza es un pequeño comercial en donde Pamela Anderson deja claro que no necesita de una pareja humana para tener una jornada sexualmente satisfactoria. También hay otros métodos.

Mira a Pamela Anderson usando uno de los juguetes de Coco de Mer.

Para el cierre, un necesario paseo por el Instagram de esta musa noventera:

www.coco-de-mer.com/take-your-breath-away/

Una foto publicada por The Pamela Anderson Foundation (@pamelaanderson) el

www.coco-de-mer.com/take-your-breath-away/

Una foto publicada por The Pamela Anderson Foundation (@pamelaanderson) el