Abran bien los brazos para dar un gigantesco y enjundioso abrazo a Salma Hayek. La actriz mexicana hoy cumple 47 años y lo mínimo que pueden hacer para retribuir una enorme lista de fantasías es celebrar junto a ella.

Oriunda de Coatzacoalcos y desciendente de libaneses, Salma (Segura, en árabe) es hija de una cantante de ópera y un empresario petrolero. Su debut actoral fue en la teleserie “Teresa” y de ahí la aventura por Hollywood. El director Robert Rodríguez fue uno de los que les dio más bombín, ayudándola a aumentar su fama y la cantidad de billetes en su bolsillo. De esa fértil colaboración se agradecen sus papeles en “Desperado”, parte de la trilogía mariachi del director y cuyo protagonista es Antonio Banderas, y en “Del crepúsculo al amanecer”, donde Hayek interpreta a una bailarina de cantina, que seduce a Quentin Tarantino, con una performance que incluye una pitón albina al cuello.

Salma también se ganó los porotos encarnando a la artista Frida Kahlo, en varias películas livianitas junto a Adam Sandler y participando en series como “Ugly Betty”. Los dólares recaudados los ha usado como productora y también en trabajos de caridad en favor de mujeres inmigrantes y en contra de la violencia que sufren.

Por cierto, los dejamos con la mágica escena de su danza en “Del Crepúsculo al amanecer”

Sobre El Autor