¿Qué tiene Sophie Marceau? ¿Qué tipo de encantamiento brota de cada poro de su piel? El misterio es intrincado, difícil -tal vez imposible- de resolver. Varios creen que encarna el ideal de la mujer francesa. Su aura irradia una esencia vaporosa y a la vez transmite toques de ingenuidad y una sensualidad, clásica, elegante. De aquellas que salen triunfantes en la batalla contra el tiempo.

La actriz se hizo camino desde los 14 años, en la cinta gala “La Boum”, cuya secuela la hizo vencedora del Premio Cesar a la promesa de lo que podría ser. El cine francés la esculpió intelectualmente, mientras que Hollywood le dio trascendencia con una trinidad imperdible: “Braveheart” (Corazón Valiente), “Ana Karenina” (su heroina favorita)  “The world is not enough”, donde se sumó a esa mágica lista de chicas Bond. Su influencia también se respira en publicidad. La marca de joyas de lujo Chaumet, por ejemplo, la tiene en un pedestal

Liberté, egalité, fraternité.

Sophie Marceau