Alemania venció a Chile por 1-0, en un duelo amistoso disputado en el Mercedes Benz Arena de Stuttgart. El partido fue cerrado y la conclusión, incluso en el equipo vencedor, es que el resultado fue mezquino para la Roja.

“Alemania comienza llena de baches ante un Chile incómodo”, tituló el diario especializado Kicker.de tras el partido:

kicker

Captura de pantalla vía Kicker.de

El sensacionalista Bild, por su parte, encabezó con el descontento del entrenador Joachim Löw, ante el funcionamiento defensivo de su equipo: “A pesar de la victoria, Jogi ruge como nunca”, afirmó el periódico. El enojo se centraba en cifras como:

  • Dominio de balón: Alemania 48% versus Chile 52%
  • Tiros al arco: Alemania 6 versus Chile 17
  • Tiros de esquina: Alemania 4 versus Chile 14
Bild

Captura de pantalla / Bild.de

Chile jugó mejor que Alemania, en ciertos términos, dominó e incluso causó las pifias de los hinchas locales a la Mannschaft. Sin embargo, no tuvo la eficiencia ni la eficacia necesaria para sacramentar su producción ofensiva. Un hecho corroborado -además del 0 en el marcador- por las 6 posiciones de adelanto de sus jugadores. Algunos creen que falta un 9, acá creemos que la ausencia de un organizador (penó Marcelo Dïaz) y un pasador, posición que no fue cumplida satisfactoriamente por Felipe Gutiérrez, son parte de las razones de esta carencia.

Yendo de lo general a lo particular, ahora lo dejamos con el análisis uno x uno de Chile ante Alemania:

Johnny Herrera: En su séptima participación en el arco de la Roja, el golero tuvo una jornada regular. Seguro de manos, aunque no tiene el mismo juego de pie del lesionado Claudio Bravo, lo que quedó demostrado en el minuto 81′, cuando casi le regala el gol a Podolski. Nada que hacer en el tanto de Götze.

Francisco Silva. Sampaoli quería experimentar y usó al Gato como líbero. No fue tan terrible, pero el volante quizás pudo haber hecho algo más en el gol. Punto aparte: Silva siempre parece estar con la fiaca, como que le falta punch.

Gary Medel. El Pitbull fue capitán en su partido número 59 con la Roja. Entregó lo de siempre, mordió y salió a lo Beckenbauer desde el fondo -gran jugada en el minuto 11-. Se distrajo en una jugada con Özil al final del primer tiempo, pero luego volvió a lo suyo, presionando incluso en 3/4 de cancha. Como siempre, de lo mejor de Chile.

Gonzalo Jara. Correcto partido del hombre piñata de la Selección. El ex Huachipato no tuvo mayores complicaciones y pese a los llantos y pataleos, tiene pasaje seguro a Brasil.

Mauricio Isla. Se nota que no está jugando en la Juventus. La suplencia se ve en detalles de precisión, en el control de balón. El Huaso es un gran futbolista y eso ayuda a tapar los ripios de esa inconsistencia, pero necesita ese poco más de fútbol para hacer la diferencia. Chile sigue privilegiando su lado para atacar.

Charles Aránguiz. Su tarea era reemplazar a Marcelo Díaz. Si bien no tiene su visión, el Príncipe tuvo toques de calidad y exhibió una de sus mejores características: el desdoble y la presencia en área rival. Tuvo dos oportunidades -a los 44′ y 47′-, ambas desviadas al tiro de esquina.

Arturo Vidal. No fue el partido más brillante del Rey Arturo, pero sí le alcanzó para destacar. A los 8 minutos, Lahm le sacó un cabezazo de la línea y luego inició de la jugada más clara de Chile y que terminó con Eduardo Vargas estrellando la bola en el travesaño. Tuvo un duelo particular con Bastian Schweinsteiger que incluyó un codazo ¿casual? al volante de Bayern Münich.

Jean Beausejour. El zurdo es otro de lo favoritos a la hora de las críticas. Empezó bien en esos 15 minutos de maravilla de Chile, pero luego se fue diluyendo, pese a Lahm no estaba de lateral neto. Fue reemplazado a los 76.

Felipe Gutiérrez. El volante del Twente no tuvo el peso suficiente para alimentar a los delanteros chilenos. Su labor en balones detenidos tampoco influyó en demasía. Sus tiros libres fueron desviados o pan comido para el golero Neuer.

Eduardo Vargas. Pueden pasar muchos minutos sin tener noticias de Edú, pero cuando es requerido siempre está dispuesto a generar peligro. El duelo con Alemania es ejemplo de sus habilidades, movilidad que genera espacios y ese tiro a los 61′ que todavía hace vibrar el travesaño del Mercedes Benz Arena.

Alexis Sánchez. El tocopillano mostró bicicletas, desbordes, quebró un par de cinturas alemanas y demostró que es indispensable en las ilusiones construidas en torno a la Roja, Se entiende con Vidal, con Isla, con Vargas, pero falta un pelo, una milésima de segundo para que su historia se convierta en leyenda. A veces esa milésima está, otras veces no. Ojalá que la encuentre la consistencia de aquí al Mundial.

Sustituciones:

Jorge Valdivia. El Mago ingresó a los 76. Mostró movilidad y picardía, como esa falta que se inventó al borde del área casi al final del partido. Con eso hizo más que Gutiérrez en 90 minutos.

Fabián Orellana. El Poeta entró a los 80′ y tuvo un remate al arco sin mayor riesgo para Alemania.

Marco González. Puede contarle a los nietos que jugó 7 minutos ante Alemania.

Mauricio Pinilla. 4 minutos, insuficientes para demostrar o rechazar la idea de que Chile necesita un 9 de área.

Matías Fernández. Una contractura de Vidal lo hizo saltar al campo en los descuentos.