¿Cómo explicar lo inexplicable? ¿Cómo explicar a Stephen Curry?

Fans, jugadores, entrenadores y periodistas ya no encuentran palabras para tratar de comprender los actos mágicos que salen de las manos del base de los Golden State Warriors. “¿Cuál es la expresión? ¿Desde lo ridículo a lo sublime? Ahí es donde estamos en este momento”, intentó balbucear su DT, Steve Kerr, luego de que Curry destrozara a los Oklahoma City Thunders y aniquilara su récord de triples en una temporada: 288 con aún más de 30 partidos por jugar.

Curry es una máquina desde fuera del perímetro. Pero lo más sorprendente es que muchos de esos tres puntos vienen desde tres cuartos de campo. En palabras simples, Curry aterroriza rivales lanzando desde una zona que no es generalmente defendida, con una precisión mortífera y que ni siquiera se ve afectada cuando el reloj le muerde los tobillos. Esto no es una afirmación al aire, sino que un hecho respaldado por las estadísticas: su porcentaje de acierto de triples es cercano al 45%.

Amantes de los números, los estadounidenses tienen datos para ubicar a Stephen Curry como el mejor lanzador en la historia de la NBA. Además del récord de 288 triples (que según los cálculos podría llegar a 407 al final de la temporada), Curry está cerca de hacer un 50-40-90 (50% de efectividad de campo, 40% de triples y 90% desde la línea de libres) y lleva 129 partidos consecutivos con aciertos desde “Saturno”.

La evidencia es elocuente. Ver a Curry es ser testigo de la Historia del Básquetbol. Sí, con mayúsculas. Y una prueba de que no es una exageración es que los hombres del pasado están comenzando a relativizar sus logros. Dicho de otro modo, la nostalgia se resiste a ser sepultada.

Uno de los más vocales es Oscar Robertson, quien culpa a los técnicos rivales del buen momento de Curry:

“No saben nada de defensa, no saben qué hacen los jugadores en la cancha. Curry lanza bien por lo que hoy es el básquetbol. Cuando yo jugaba  y alguien anotaba desde afuera, a la próxima jugada yo estaba encima, te iba a presionar. Pero ya no se hace más. Estos entrenadores no entienden el juego”, dijo en el programa de ESPN “Mike & Mike”.

Varios se han sumado, diciendo que los Warriors no tendrían chances en los 90, cuando había jugadores más pesados. Mientras que tampoco faltan las voces de haters que dicen que Curry no es un jugador completo, que es solo un lanzador, en un argumento tan ridículo como quitar el crédito a Messi o Ronaldo porque solo hacen goles.

Las críticas ya son “molestas” para Curry, pero al mismo tiempo el base cuenta con el apoyo de sus contemporáneos. Aquí un tuit de LeBron James.

A Curry puede que todavía le falte un par de escalones para ser comparado con los más grandes en la historia de la NBA, pero al mismo tiempo parece que no le costará mucho subirlos si sigue manteniendo el rendimiento por un par de años. Mientras eso ocurre solo queda una cosa que hacer: disfrutar de su maldito talento.