Muchos debatirán que estar sentado frente a un computador, jugando un videojuego, no calza dentro de los parámetros entre los que, como sociedad, definimos un deporte. Sin embargo, los e-sports ya están completamente instalados en países como Corea del Sur, donde hay estadios dedicados a competencias de LOL o StarCraft. Estados Unidos también sigue los pasos, la Universidad de Irvine tiene una arena para sus estudiantes y la cadena ESPN ha comenzado a transmitir torneos alrededor del mundo.

El próximo paso es PEA, la Professional E-sports Association que acaba de fundarse con la promesa de organizar la primera liga a partir de 2017. Algo así como una NBA de los videojuegos. Y la comparación no es al azar, pues su idea es muy similar a la que vemos en deportes tradicionales.

“PEA es propiedad de sus propias organizaciones de equipos y compartirá sus ganancias con los jugadores, tal como lo hacen las más exitosas ligas de deportes tradicionales, como la NBA, la NFL, la NHL y la MLB. El modelo de negocios es el status quo en los deportes tradicionales, pero PEA representa la transición de eSports al modelo tradicional”, contó Jason Katz, comisionado de PEA, a Revista XY.

pea

La liga, que debiera comenzar en enero del próximo año, tendrá como base de competencia el juego Counter Strike: Global Offensive, pero en el futuro PEA, según Katz, está considerando “expandir las operaciones de la liga con títulos adicionales”.

El formato de cómo se realizará el torneo aún está en proceso de definición, pero el objetivo de la primera temporada de PEA es claro. Katz:

“Queremos asegurarnos de que produciremos la mejor y más interesante liga para los fanáticos y crear así un nuevo tipo de organización en los eSports, donde los jugadores y equipos trabajen juntos en pos de los mejores intereses de la comunidad”.