En abril pasado, pocos días antes de cumplir 18 años, el piloto de la Fórmula 4 de Gran Bretaña, Billy Monger, tuvo un accidente tan violento en la pista que fue imposible salvar sus piernas.

La noticia rompió el corazón de Inglaterra y de todo el planeta tuerca.

Sin embargo, 11 semanas después, Billy se ha convertido en un verdadero ejemplo de motivación.

Tras la cirugía en la que amputaron sus extremidades y un extenuante proceso de rehabilitación (el cual aún no se acaba), Monger acaba de volver al circuito este último fin de semana.

El regreso se dio gracias a Team Brit, una organización que ayuda a conductores minusválidos a participar en competencias de automovilismo. En lo específico, lo que se hizo fue adaptar los controles de un hatchback de alto rendimiento a las habilidades de Billy.

“Ha sido realmente bueno volver a estar sobre ruedas. Team Brit me dio dos volantes para probar y he decidido por el que me gusta más. Ahora solo tengo que perfeccionar la técnica”, dijo.

Si bien Billy volvió a los circuitos, la competencia todavía es solo un objetivo a futuro. ¿Su plan? Algún día correr las 24 Horas de Le Mans.

En el intertanto, el adolescente sigue con su rehabilitación y agradeció a quienes le han dado una mano en esta procesión.

“La gente continúa diciéndome que soy una inspiración, pero en realidad creo que la gente que se une y apoya a personas que han sufrido accidentes como este es la verdadera inspiración”, afirmó.