La posibilidad de obtener el primer puesto del Grupo B era el gran premio detrás del partido entre Chile y Holanda. Un triunfo sobre los tulipanes podría haber sido también una forma de evitar a Brasil en octavos de final e incluso alcanzar un registro histórico: tres triunfos seguidos en un mismo Mundial. Sin embargo, la Roja se quedó corta.

Holanda planteó un tablero pragmático, cediéndole la posesión a Chile, pero cubriendo con ahínco las zonas clave de creación del equipo de Sampaoli. El técnico oranje, Louis van Gaal puso a Wesley Sneijder como sombra de Marcelo Díaz, a De Jong con los ojos en Aránguiz y a Dirk Kuyt como tapón para frenar las trepadas de Mauricio Isla. La Roja tuvo la pelota, pero el sistema holandés taló su fluidez.

¿Lo peor? Un balón aéreo (Leroy Fer) y uno de los ya legendarios carrerones de Arjen Robben, finiquitado por Memphis Depay, se transformaron en el 2-0 con que Chile perdió su invicto y con el que quedó a la espera del equipo que lidere el Grupo A, el cual tiene cara de Brasil.

Chile - Holanda

ANFP / Carlos Parra

Los dejamos con el uno x uno de Chile ante Holanda.

Claudio Bravo: Primer tiempo tranquilo para el capitán de Chile. Siguió la pelota con la vista un par de veces y nada más. En la segunda etapa controló un tiro libre de Sneijder y voló para la foto en el minuto 75 con un remate de distancia. De aquel tiro de esquina nació el primer tanto de Fer y en el que nada pudo hacer. Tampoco tuvo responsabilidad en el segundo. Un partido perro.

Francisco Silva: Después de un partido mágico ante España, el Gato volvió a su nivel humano. Se equivocó varias veces en la salida, tuvo problemas para controlar el balón y le tuvo bastante respeto al veloz Robben, las pocas veces que este se cargó por su lado. Vivió un duelo áspero con Jeremain Lens, donde los dos pegaron, pero solo Silva se ganó tarjeta amarilla. Fue reemplazado por Valdivia en la búsqueda de mayor presencia ofensiva.

Gary Medel: El Pitbull es un fenómeno y no cansa decirlo. Es brillante en los duelos mano a mano con cualquier atacante en el mundo, no se acompleja en despejar, pero al mismo tiempo, cada vez que puede, se transforma en el organizador del ataque chileno. No hay jugador chileno que toque más balones que Medel, no hay jugador chileno que tenga mejor efectividad de pases que Gary. Si hay alguien en Chile que se acerca a Franz Beckenbauer es él, no Pepe Rojas.

Gonzalo Jara: Prometemos nunca más preguntarnos por qué Jarita está en la Selección. El ex Huachipato se ha ganado la camiseta con buen rendimiento. Raspó cuando debía, tiene cruces de balón efectivos y que ayudan a descomprimir a la defensa, e hizo lo que pudo para detener a Robben. Es cierto, le vio el número en la camiseta al 11 tulipán en el segundo gol, pero hasta ahora ¿quién ha parado a ese marciano?

Gonzalo Jara

ANFP / Carlos Parra

Mauricio Isla: Aquí una de las claves de por qué Chile perdió. El Huaso no jugó su partido más llamativo y eso, en gran parte, fue culpa del técnico holandés, Louis van Gaal, y su movida de poner al veloz y experimentado Dirk Kuyt tapándole la banda. Isla se asoció con Sánchez, pero este último nunca tuvo a Isla para tirar paredes o de apoyo, reduciendo los niveles de peligrosidad que la Roja suele imprimir por aquella banda. Apenas dos desbordes.

Charles Aránguiz: El Príncipe también estuvo contenido, su clásico trajín hasta el área rival fue mucho más humilde que en jornadas anteriores, más allá de ser el chileno que corrió más la cancha (11,4 km). De Jong lo controló bien y cayó víctima de la falta de fluidez de Chile en el último tercio de la cancha.

Marcelo Díaz: Carepato tuvo como sombra a Wesley Sneijder, pero como suele pasar con el sol de mediodía, la sombra era escasa. Pese a eso, a que la presión no era tan férrea, Díaz no pudo prosperar. Su despliegue es incuestionable, sus números son decentes en la entrega de balón (83%), pero se le nota una falta de chispa, lo que se reflejó en un par de pelotas que perdió en el círculo central.

Eugenio Mena: Ante las válvulas tapadas en el sector derecho, Chile trató un poco más por la banda izquierda. Mena desbordó con cierta propiedad por su sector (9 centros, 2 exitosos), aunque eso le dio espacios a Robben. Ante su ausencia, el holandés debió ser controlado por Jara y -un par de veces- por Medel.

Felipe Gutiérrez: El volante del Twente estuvo bastante bajo. La pelota no pasó mucho por sus pies y un par de veces la perdió en la salida. Al final del primer tiempo casi abre la cuenta, cabeceando un balón de espalda al arco. No era una contorsión fácil, por lo que se puede perdonar aquel yerro. No volvió a la cancha, luego del descanso.

Alexis Sánchez: Solo contra el mundo. Así se llamó la película que protagonizó el Niño Maravilla ante los holandeses. Con Isla contenido, el tocopillano se vio forzado a la individualidad. Le hicieron 9 faltas (7 de las cuales con la firma de Blind), y tuvo un par de oportunidades para vulnerar al golero Cillessen. Sin embargo, llegaba con el último suspiro. Alexis es un fuera de clase, pero necesita apoyo.

Alexis

ANFP / Carlos Parra

Eduardo Vargas: Si Gutiérrez no tuvo la pelota, Edú ni siquiera la vio. Su participación fue más bien tacaña. Naufragó entre los centrales holandeses y su jugada más recordada fue un cabezazo defensivo que se fue al tiro de esquina.

Jean Beausejour: Viendo que Holanda controló la banda de Mauricio Isla, Sampaoli trató de dar volumen por la izquierda y darle un poco de respiro a Mena con Robben. La idea funcionó en un par de jugadas puntuales, sobre todo con el ingreso de Valdivia, sin embargo, no alcanzó para crear un verdadero dolor de cabeza en los tulipanes.

Jorge Valdivia: El Mago entregó un par de hermosos pases filtrados, pero como decíamos con Beausejour, estos no se transformaron en una amenaza sofocante en la zaga rival.

Mauricio Pinilla: Enviado a la cancha para ganar presencia aérea, Pinilla logró incomodar y hacer de pivot en una jugada. Eso. Nada más.