El fútbol no tiene colores políticos, dicen los ingenuos. Sin embargo, el deporte más lindo del mundo está inyectado a la vena con el devenir de una nación. Asimismo, los máximos líderes de los países no son ajenos al embrujo de la pasión de multitudes. Saltan y alientan como cualquier moro, como cualquier cristiano.

Aquí, en XY, te enseñamos los equipos favoritos de 11 mandatarios latinoamericanos:

Cristina-Gimnasia

La Señora K es del Lobo.

Cristina Fernández, Argentina. La presidenta argentina vibra con el fútbol al igual que lo hacía su difunto esposo, Néstor Kirchner. Pero a diferencia de él, quien era hincha de Racing, la Señora K suspira por Gimnasia y Esgrima La Plata. Platense de origen pudo haber optado por el linajudo Estudiantes, pero no, el Cupido del balompié la flechó con el Lobo. En varias ocasiones posó con la camiseta del club y cuando dio marcha a su programa “Fútbol para Todos”, que socializaba la liga local a través de la señal de TV abierta, y no el cable, lo hizo con un partido entre los triperos y Godoy Cruz. La victoria de los mendocinos le dolió, pero al final tiró una broma. “Para eso hubiésemos dejado el partido para TyC”.

Dilma-Atletico Mineiro

Dilma divide su corazón entre Inter de Porto Alegre y Atlético Mineiro.

Dilma Rousseff, Brasil. La mandataria tiene el corazón colorado, pero también mineirao. Dilma ama a los clubes donde pasó su infancia. Es torcedora del Inter de Porto Alegre, club que la convirtió en socia honoraria, y también del Atlético de Mineiro, reciente campeón de la Copa Libertadores. Justamente, tras ese logro, la presidenta salió a felicitar al equipo. “Brasil se volvió albinegro con el título de mi querido club Atlético Mineiro… Aprendí a disfrutar el fútbol lindo, en mi infancia, en el estadio Mineirao, asisitiendo a los juegos del Atlético. Felicitaciones a los jugadores, a la comisión técnica, a nuestra hinchada, que conquistaron la admiración de todos”, declaró orgullosa.

Evo-Bolivia

El de la derecha es Evo. El otro un tal Sean Penn.

Evo Morales, Bolivia. Saber a ciencia cierta de qué equipo es el presidente boliviano es complicado. Los candidatos son dos: Bolívar y San José de Oruro. Quienes dicen que es un confeso hincha de los celestes afirman que su amor nació cuando era un niño, al apostar por ellos en un clásico contra The Strongest. Como Bolívar ganó, su corazón se tiñó de esos colores. Quienes afirman, en tanto, que es fanático confeso de los orureños basan sus dichos, luego de un supuesto donativo de un millón de dólares que habría hecho el mandatario para el nuevo estadio del club. Además nació en esa ciudad. Morales también disfruta jugando, y cuando lo hace siempre luce una camiseta de la selección de su país.

Juan Manuel Santos, Colombia. Una de las mayores muestras del amor de Santos con el Independiente de Santa Fe es que el mandatario fue uno de los invitados de honor al cumpleaños número 70 de la institución, en 2011. También, cuando el equipo logró uno de sus últimos campeonatos, el presidente expresó toda su simpatía por los cardenales. “Ser santafereño no es fácil. Pero es un amor indescriptible y que todos los días crece más”