Las cabezas pensantes de la empresa de drones Freefly, en la búsqueda de nuevos usos para sus cuatricópteros, dieron con una idea que puede transformarse en el nuevo deporte del verano: el dronesurfing.

El dronesurfing consiste básicamente en agarrar una tabla de surf y lanzarse al mar o a un lago con la propulsión de un drone que surca los aires. Si te pregunta cómo eso puede ser posible, en Freefly hicieron un video para refregártelo en la cara.

Nada mal, ¿ah? El único pero es que el drone utilizado en este video, el Freefly Alta 8, tiene un precio de 17.495 dólares, sin cámaras incluidas. ¡Ouch!

freefly-alta-8