Qué Mundial. Brasil 2014 fue sin lugar a dudas la mejor Copa del Mundo del siglo XXI y ahora habra que esperar cuatro largos años para vivir la próxima estación: Rusia 2018. La depresión, sabemos, es profunda. El síndrome de abstinencia será difícil de manejar. Pero aquí hacemos un intento por sanar el corazón, estableciendo cuáles fueron el  Mejor y el Peor XI del torneo.

El Once Ideal (Los mejores)

La FIFA nombró a Lionel Messi como el mejor jugador del Mundial. Acá, como en el 99,9% del planeta, consideramos que son puras falacias. Leo fue determinante para Argentina en la fase de grupos gracias a su gol ante Bosnia y Herzegovina, el latigazo de última hora frente a Irán y el doblete a Nigeria. Sin embargo, su incidencia fue disminuyendo de proporcional a la calidad de los rivales, hasta casi desaparecer. Ahí nunca se vio su rol de líder.

¿Quién fue el mejor, entonces? Para nosotros no hay dudas:  Bastian Schweinsteiger. El alemán de 29 años aterrizó en Brasil aún recuperándose de una cirugía a uno de sus tobillos y con problemas en una rodilla. Se perdió el primer encuentro ante Portugal, entró como sustituto frente a Ghana y ya contra Estados Unidos volvió a comandar el mediocampo de la Mannschaft. Para el DT, Joachim Löw, Basti es el “marcapaso” de su seleccion, y en la final simplemente brilló.

Estuvo en cada rincón de la cancha, cortó, raspó, ahogó a Messi, y por sus pies pasaba cada una de las cargas ofensivas. Argentina lo sabía y trataba de no dejarlo pensar. Schweinsteiger fue el jugador más fouleado del partido (6) e incluso terminó con el pómulo sangrando, luego de un puñetazo de Sergio Agüero. Nada, eso sí, detuvo al hombre que en sus botas llevaba la frase “The Chosen One”. El Elegido.

Si Schweisteiger es el mejor, ¿cuáles son los otros 10 miembros del equipo ideal?

Mejor XI

Arquero: Keylor Navas. Manuel Neuer hizo un gran trabajo, pero acá premiamos al golero costarricense por haber puesto a su país en los cuartos de final. Grandes salvadas y brillante participación en los penales ante Grecia.

Lateral derecho: Philip Lahm. Comenzó como mediocampista, pero Löw fue corrigiendo su formación y el pequeño dínamo del Bayern Münich se convirtió en un hombre capaz de entregar seguridad en defensa y peligro en fase ofensiva.

Central derecho: Stefan de Vrij. El holandés destacó con juego limpio y versátil, además de destreza en los duelos aéreos y cada vez que barrió por abajo

Central izquierdo: Matt Hummels. Otro alemán. No jugó todos los partidos, pero fundamental en los que participó. Sólido en la marca y se dio el lujo de ser arma ataque en pelotas detenidas, con dos goles en porterías rivales.

Lateral izquierdo: Daley Blind. Quizás no es el más talentoso, pero tal vez el más eficiente. Fiero en la marca e inteligente en la entrega. Se va a casa con tres asistencias y un gol.

Volante central: Javier Mascherano. A falta de Messi, el Jefecito se convirtió en el líder espiritual de Argentina. Todas las pelotas pasaban por él y era quien levantaba a sus compañeros en los momentos difíciles. Crack.

Volante derecho: Bastian Schweinsteiger: Ya hablamos de “The Chosen One”. El mejor del Mundial

Volante izquierdo: Toni Kroos. El cuarto alemán de esta lista. Gran movilidad y dueño de todas las pelotas detenidas germanas. Fue el elemento clave del 7-1 a Brasil y entre sus medallas se va con dos goles y tres asistencias.

Enganche: James Rodríguez. Colombia bailó al ritmo de James. El sucesor del Pibe Valderrama fue la gran revelación del Mundial, gracias a su zurda practica y exquisita. Sus 6 goles lo transformaron en el máximo artillero del torneo.

Delantero derecho: Arjen Robben. Gran jugador. Su control de balón en velocidad es supremo y Holanda le debe gran parte de la campaña. ¿Por qué no es el mejor del Mundial? Por tramposo, llorón y piscinero. El penal con que eliminaron a México es el ejemplo de su mala intención.

Delantero izquierdo: Thomas Müller. El alemán de canillas flacas es volante, pero fungió como atacante en el esquema de Löw. Parece desgarbado, torpe, pero siempre está ahí. Por segundo Mundial consecutivo marcó cinco goles. Tiene apenas 24 años.

El 11 No Ideal (Lo peor de Brasil)

Hubo varios jugadores malísimos en equipos como Honduras, Corea del Sur o Camerún. Pero al seleccionar al peor XI de Brasil nos centramos en elementos que prometían dar clase y terminaron siendo grandes decepciones.

Estos son:

Peor XI

Arquero: Iker Casillas. Se fue con 7 goles en la canasta en apenas dos partidos. El portero del campeón 2010, regaló dos de ellos.

Lateral derecho: Dani Alves. Brasil fue cuarto, pero queda la sensación de que tuvo suerte y que al final se desnudaron sus falencias. Una de ellas fue Alves que ya para cuartos de final estaba borrado del 11 inicial.

Central derecho: Pepe. Un chiste el portugués. En el primer partido se hizo expulsar tontamente ante Alemania. Si bien Müller exageró, la roja fue castigo a su espíritu rosquero y mala onda.

Central izquierdo: Gerard Piqué. En Brasil brilló más su mujer Shakira. El zaguero del Barcelona no vio una en el 5-1 ante Holanda y luego el mundo se olvidó de él.

Lateral izquierdo: Marcelo. Las bandas siempre fueron lugar de grandes jugadores en Brasil, pero en esta Copa del Mundo la historia se torció. Marcelo empezó con un autogol, simuló penales y Alemania lo maltrató en el 7-1 de las semis.

Volante central: Steven Gerrard. Inglaterra decepcionó nuevamente. Hubo varios que fueron a puro pasear, incluso más que Gerrard. Pero a este le condena su bajo nivel en el duelo definitorio ante Uruguay. Un error suyo permitió el gol del triunfo de Luis Suárez.

Volante central: Xabi Alonso. Muchas veces considerado el talismán del equipo, el mediocampista ahora fue más bien una carga. Lento y anticipado de manera regular no dio garantías y convirtió la medular en un pasadizo para sus rivales.

Volante derecho: Hulk. Hulk es rápido, Hulk tiene fuerza, pero no hay un jugador más desesperante que Hulk. Pierde la pelota con facilidad y es egoísta. Siempre tira al arco, el problema es que se lo mueven y sus disparos salen 10 metros desviados.

Volante izquierdo: Cristiano Ronaldo. El Ballon d’Or apestó en Brasil. Un gol en 22 tiros al arco, más preocupado de los cortes de pelo o quién diablos sabe. En un bajito equipo portugués parecía una entidad aparte, ahogándose en su propio ego.

Delantero derecho: Mario Balotelli. Italia fue otra selección que fue a dar pena a Brasil y al Nene lo destacamos en el Peor Equipo por lo que habla. Siempre dice que es el mejor del mundo y no produjo nada. Cero, cero. OK, marcó un gol. Pero fue más bien un accidente.

Delantero izquierdo: Fred. El 9 de Brasil disparó cuatro veces al arco en cinco partidos. Hizo un gol e inventó un penal en la apertura con Croacia. Pero en la suma, Fred fue un fantasma, una deshonra a tipos como Careca o Ronaldo.

¿Cuál es tu opinión?