Boston-. Para lanzarse al vacío desde 27 metros de altura no se necesitan alas, pero ojalá que haya suficiente agua abajo para amortiguar el golpe. La serie mundial de clavados de Red Bull pasó esta semana por la ciudad estadounidense de Boston, sacando varios “oh, my gosh” desde la tribuna y la gente que paseaba por Northern Avenue, frente al edificio del Instituto de Arte Contemportáneo (ICA).

RedBull3

“Oh, my gosh”, decían los espectadores

A falta de un acantilado, los 12 competidores de la prueba extrema usaron una plataforma instalada en el ICA. Cada salto duraba apenas tres segundos, en los cuales los clavadistas desarrollaban velocidades de hasta 80 kilómetros por hora, antes de impactar el agua.

A la hora de la competencia urbana, el hombre que se llevó los aplausos fue el colombiano Orlando Duque, quien obtuvo el primer lugar de la competencia. El caleño ya había sorprendido a los estadounidenses el lunes pasado, cuando desde un helicóptero se lanzó desde un helicóptero al Río Hudson, frente a la Estatua de la Libertad, la cual hubiese aplaudido sino fuera de metal. “Fue una semana loca, empezando con una de las cosas más cool que hecho en mi vida y mi mejor participación en la serie de este año”, contó el muchacho con su cola de caballo al viento.

Detrás de Duque llegaron el ruso Artem Silchenko y el británico Gary Hunt.

Las próximas estaciones del Red Bull Cliff Diving serán en South Wales, Río de Janeiro y Tailandia.

RedBull2

El colombiano Orlando Duque se llevó los aplausos y el primer lugar