Las manos que tienes ante tus ojos son las de un hombre de apenas 33 años. ¿Qué diablos las dejó en ese lamentable estado? No, nada que tenga que ver con placer y soledad, mentes sucias. Lo suyo es solo consecuencia de una dura travesía en remo por gélidas aguas nórdicas.

CTM.

Específicamente, las manos pertenecen a Alex Gregory, un doble campeón olímpico y cinco veces campeón del mundo en remo, quien es parte de una expedición llamada Polar Row, cuya misión era ir de Noruega a Islandia remando.

Gregory, junto a otros ocho tripulantes, inició la aventura el pasado 20 de julio y en el camino rompieron 11 récords mundiales. Sin embargo, después de 965 km. de recorrido, el mal tiempo, la ausencia de sol y la falta de equipos eléctricos comenzó a poner sus vidas en riesgo.

Por lo mismo, el lunes de esta semana decidieron suspender el trayecto y remar a la Isla de Jan Mayen, donde ahora están “felices y saludables”, bajo el cuidado del el ejército y el Instituto Meteorológico de Noruega

Con acceso a internet, el miércoles, Gregory compartió las impresionantes imágenes de sus manos.

“Mis manos después de mucho tiempo en guantes húmedos. Las ampollas nunca fueron malas en este Polar Row, pero lo húmedo y lo mojado caló en mi piel”.

Denle una cremita humectante a ese hombre, por favor.

Para ver el efecto completo, pon una de tus manos frente a la pantalla y compara.

Si bien Gregory y sus compañeros no completaron la misión, el esfuerzo los convierte en leyendas.

¿Qué has hecho tú en la vida para que las manos te hayan quedado así?