Anoche, en Los Angeles, se desarrolló el primer cara a cara promocional de la pelea que tendrán Conor McGregor y Floyd Mayweather, el próximo 26 de agosto.

Ambos luchadores subieron al escenario y prometieron su victoria, hablando mierda del otro. Como suele ocurrir en estos eventos más arreglados que la cara de Michael Jackson.

McGregor fue el primero en tener el micrófono, haciendo mofa de algunos problemas económicos con impuestos que ha tenido el boxeador últimamente.

“Está usando un maldito buzo/chandal. Ya no puede permitirse un traje de verdad. Está acabado… Sus pequeñas piernas, su pequeño centro, su pequeña cabeza. Lo voy a noquear en cuatro rounds. Marquen mis palabras”.

La respuesta de Mayweather al luchador MMA no se hizo esperar:

“Aún lo tengo. Me importa una mierda si es un ring o en un octógono. Pónganme ahí y patearé su trasero. No caeré por un maldito cuerpo. Puedes alinearlos y los noqueare como palitroques. El 26 de agosto también voy a noquear a esta perra… Dios solo hizo una cosa perfecta y es mi récord en el boxeo”.

Lo de siempre.

EL TRAJE DE CONOR MCGREGOR

Si hay que declarar a un ganador verbal del primer encuentro (habrá un tour “mundial” que incluirá promociones en Nueva York, Toronto y Londres) nos quedamos con McGregor. ¿La razón? Además de lo que escupía por su boca también daba mensajes subliminales a través de su traje oscuro con corbata rosada.

Conor McGregor / Facebook

¿No te queda muy claro? Aquí un acercamiento electrónico del recado.

“Fuck you”.