“Más rápido, más rápido, más rápido hasta que la emoción de la velocidad supere el miedo a la muerte”. El dueño de la frase es el fundador del periodismo gonzo, Hunter S. Thompson, sin embargo, aquí la usamos como el lema de cabecera de Erik Roner, deportista extremo, miembro del Nitrus Circus de MTV, y quien acaba de fallecer en medio de una de sus pruebas.

Roner, de 39 años, saltó en su paracaídas durante una exhibición en California. Cerca del aterrizaje se estrelló contra un árbol, quedando suspendido entre las ramas. Los rescatistas lograron acceder al lugar del accidente, pero fue declarado muerto de manera instantánea.

¿Quién era Roner? Nacido en California, Erik desarrolló una temprana pasión por el fútbol (el que se juega con los pies) y soñaba con ser un profesional junto a su hermano Chris, quien finalmente cumplió su palabra en el Chicago Fire de la MLS. Sin embargo, un día conoció la nieve y el paracaidismo, y toda intención de perseguir un balón quedó relegada a segundo plano.

Gran esquiador y fanático de las alturas, Erik Roner también destacó en el salto BASE, que consiste básicamente en lanzarse al vacío y abrir el paracaídas antes de que sea muy tarde. Uno de sus actos más recordados fue en Durban, Sudáfrica, en un estadio lleno con 23.000 personas:

Sus hazañas también lo trajeron a Chile. En 2011 visitó Portillo, donde básicamente hizo esquí y ejecutó el mejor piquero en la historia de la piscina del centro invernal.

Roner también se lanzó al vacío en bicicletas en el Gran Cañón de Colorado y en diciembre de 2014 recreó parcialmente la idea de la película UP. Usó 50 tanques de helio y 90 globos para elevarse en las alturas abordo de una silla de jardín. Una vez alcanzada la altura deseada se desprendió de los globos y abrió su paracaídas.