Si hay un evento deportivo que transfigura el ser (alma y cuerpo) de un gringo, ese es el Super Bowl (Super Tazón), la final del fútbol americano. Es un día -generalmente domingo- consagrado básicamente a tres cosas: ver el partido sentado en el sofá o en un bar, comer hasta que se de vuelta el ombligo y tomar más que un camello, al punto que el lunes siguiente es el de mayor ausentismo laboral de la nación. Lo de la comida es grosero y merece destacar las siguientes cifras:

En el fin de semana que corresponde se consumen 1,23 mil millones de porciones de alitas de pollo, 14 mil millones de hamburguesas, solo Domino reparte 11 millones de pizzas, se comen 11 millones de libras de chips -con guacamole, más cuatro millones de libras de pretzels y otros tantos millones de nueces, pop corn, papas fritas, etcétera. ¿Alcohol? Se venden 51,7 millones de cajas de cerveza.

fuente: latintimes

Ahora, ¿por qué hablamos del Super Bowl? Porque toca este fin de semana. Es la edición XLVIII (48 para los que entienden romano) y enfrentará a los equipos que, curiosamente, representan a los dos únicos estados donde la marihuana es legal para uso recreacional: los Denver Broncos de Colorado y los Seattle Seahawks de Washington. O sea, esta versión también puede ser llamada amistosamente como el “Super Pot”, un chiste de palabras en inglés ante el doble significado de Pot (olla y hierba de esa misma).

Los Broncos vienen de favoritos, luego de un récord de 13-3 en la temporada regular y gracias todos los récords que quebró su mariscal de campo, Payton Manning. El último empujón para la gran final se consiguió al vencer a los New England Patriots de Tom Brady, en la final de la conferencia AFC. ¿Los Seahawks? Tuvieron el mismo registro, aunque en el papel aparecen un poco más modestos, más allá de la grandilocuencia verbal de su esquinero Richard Sherman. El último obstáculo de Seattle para acceder a la final fueron los San Francisco 49ers, en la final de la NFC, que este año fue bautizada como el “Hipster Bowl”, por todo el hipsterismo que transpiran ambas ciudades.

La pregunta que queda es: ¿quién volará más alto? (jejejé) ¿quién será el dueño del trofeo Vincent Lombardi? En XY te nombramos alguna razones de por las cuáles uno o el otro merecen el título (cliquea el nombre de los equipos)

Superbowl XLVIII

BroncosDenver Broncos

vs.

SeahawksSeattle Seahawks