“El futbolista, como todo ser humano enfrentado a la alta competencia, sufré de pánico escénico. ¿Y cómo se neutraliza? Con la mecanización, haciendo algo que está preestablecido, practicado muchas veces, lo que en su conjunto provocará un mínimo margen de error.

La responsabilidad del fracaso ya no es del jugador porque, claro, lo practicamos mil veces en la semana y no resultó. ¿De quién es la culpa? Del entrenador, de los ejecutantes y, en el fondo, de nadie. No salió sencillamente. Por eso yo odio la mecanización, porque elimina responsabilidades”.

Creador Footbonaut Filter

El alemán Christian Güttler creador de Footbonaut.

El dueño de la frase es el entrenador argentino Marcelo Bielsa. Suena extraña, contradictoria, en la boca de un DT al que se le achaca o se le acerca, precisamente, ese concepto de fútbol mecánico. Él prefiere la palabra “repetición”. Su sistema de entrenamiento está sobre esa base, el orden, el desplazamiento  y la sincronización de su piedra Rosetta: 17 formas de defender, 8 tipos de centro, 11 modos de ataque y definición, además de 36 relaciones de pases. Para ejecutarlo, Bielsa se transforma en artesano, poniendo estacas a lo largo y ancho del campo, hace de canchero, cuenta con pasos cada metro de la superficie y luego manda a los jugadores a un constante replay. “Si el fútbol se jugara con robots, ganaríamos todos”, dijo alguna vez, según “The Guardian”. Y el día en que los robots aterrizaron en el fútbol ya llegó.

No es una alabanza a una súper estrella del tipo Messi, sino que es la santa realidad. Footbonaut es una fascinante máquina que pretende revolucionar la precisión de los jugadores de alto rendimiento. Creada por el alemán Christian Güttler, el aparato ya tiene sus primeros resultados exitosos, encarnados en el Borussia Dortmund. El club germano pagó un millón de euros y ya lo tiene en su fábrica de nuevos talentos. “Es una herramienta perfecta para mejorar el manejo de balón. Demanda habilidades precisas, usadas en velocidad y en un ambiente físicamente duro. Todo en un paquete”, apunta Jürgen Klopp.

Footbonaut_vista_Filter

Vista panorámica del Footbonaut.

¿En qué consiste la maravilla? Es un domo enjaulado de 14 metros cuadrados. Contiene ocho máquinas que lanzan balones hacia el jugador, ubicado en el centro. Este, al recibir, en uno o dos toques, debe introducir la pelota en uno de los 72 paneles que se ilumina de manera aleatoria. Funciona con diferentes velocidades y cada miembro del plantel pasa al menos cinco minutos encerrados en este mini infierno, que algún día busca jubilar al clásico juego del “tontito”. “Estamos convencidos que al menos Footbonaut mejorará la técnica y también la conciencia espacial y la visión periférica de los futbolistas”, apuntó en el sitio web del club, Sven Mislintat, reclutador del Dortmund. “Además permitirá monitorear el desarrollo de un jugador con información procesada por la máquina. No habrá razón de para qué un jugador no pueda trasladar la acción practicada en un ambiente como el campo de juego real”, agregó.

Footbonaut_Ball_Filter

Lanza pelotas automatizado, parte del sistema Footbonaut.

El sistema, además, pretende ser un modelo de negocio. “Cuando tenemos una idea, el club nos apoya. Y construimos muchos edificios nuevos, nuevos campos, porque queremos que este club tenga éxito en el futuro con independencia de las personas concretas. Quizá me quede todavía cuatro años más, o quizá sean 10. Pero cuando ya no esté allí, el club debe tener la posibilidad de alcanzar el éxito. Y en eso estamos ahora”, apuntó Klopp. El club, que salió campeón el año pasado, no duda mucho a la hora de vender a sus estrellas y reinvertir dinero en la formación de su cantera y evitar colapsos financieros como tuvo en el pasado. “En el Dortmund tenemos ya mucha experiencia de lo rápido que puede irse al traste el club por haber gastado demasiado. Por eso tratamos de tener éxito a nuestra manera”, agregó Klopp. En ese contexto Footbonaut es una inversión.

¿Qué creen ustedes? ¿Vale la pena gastarse la plata o se puede seguir confiando en el talento humano y en la artesanía de alta calificación, como moldea el Barcelona?