22 de junio de 1986, Estadio Azteca, México. Argentina e Inglaterra se enfrentan en los cuartos de final de la Copa del Mundo. El partido está cerrado. Minuto 51 y la albiceleste intenta cargar con Jorge Valdano, quien es apurado por el defensor Steve Hodge. El balón se eleva y comienza a caer lentamente. El destino seguro parecen ser las manos de Peter Shilton, arquero inglés de 1,83 m. de estatura. Sin embargo, Diego Maradona, 1,65 m., pica, salta y golpea la pelota para enviarla a la red.

Gol argentino.

¿Cómo hizo Maradona para superar a un arquero 20 centímetros más alto que él? Es la leyenda de la Mano de Dios.

Diego nunca cabeceó el balón, sino que convirtió usando su mano, un gol ilegítimo no advertido por el árbitro tunecino Ali Bunnaceur y que fue validado pese a los reclamos de Inglaterra.

Mano por todos lados. El gol más escandaloso de los mundiales y en momentos en que las heridas de la guerra de Las Malvinas entre Argentina e Inglaterra aún sangraban. El propio Maradona luego diría que La Mano de Dios fue como…

“robarle la billetera a los ingleses”.

Sin embargo, el desquite maradoniano no acabaría solamente con La Mano de Dios. Ese mismo día, hace 30 años, y apenas cuatro minutos después nació otro mito, el del Barrilete Cósmico narrado por Víctor Hugo Morales. Una jugada en que el “10” eludió a seis ingleses (Hoddle, Reid, Sansom, Butcher, Fenwick y Shilton) antes de poner la pelota en las redes.

El relato de Morales, transcrito:

Ahí la tiene Maradona, lo marcan dos, pisa la pelota Maradona, arranca por la derecha el genio del fútbol mundial, deja el tercero y va a tocar para Burruchaga… ¡Siempre Maradona! ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! Ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta… Gooooool… Gooooool… ¡Quiero llorar! ¡Dios Santo, viva el fútbol! ¡Golaaazooo! ¡Diegoooool! ¡Maradona! Es para llorar, perdónenme… Maradona, en una corrida memorable, en la jugada de todos los tiempos… Barrilete cósmico… ¿De qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés? para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina, Argentina 2 – Inglaterra 0. Diegol, Diegol, Diego Armando Maradona… Gracias, Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por este Argentina 2 – Inglaterra 0.

Nunca está demás revivirlo en imágenes:

Argentina vencería a Inglaterra por 2-1 y, posteriormente, se quedaría con la Copa del Mundo 1986 al vencer a Alemania en la final.