Chile tiene rey. Se llama Arturo Vidal.

Es un rey propenso a los errores, es un rey que un par de veces abusó de las copas y quedó expuesto, merecidamente, al dedo inquisidor del público. Nadie olvida el Bautizazo. Nadie olvida el choque de su Ferrari, después de una noche en el casino, en plena Copa América 2015.

Pero al mismo tiempo, Arturo Vidal es un rey que sabe levantarse en las horas más oscuras para llevar la luz y devolver las alegrías a su pueblo. Es un rey que nació en canchas de tierra, amenazado diariamente por la escasez que castiga a los olvidados del sistema, pero que hoy tiene más de lo que soñó. Es un rey que creció con hambre de superar esas injusticias, con hambre de doblarle la mano a la historia cada vez que la historia parecía doblarle la mano, y en esa guerra ganó más batallas de las que perdió.

La última muestra de ese fuego sagrado ocurrió en el partido ante Perú por las Clasificatorias a Rusia 2018. Con Chile atrasado en las cuentas que llevan al Mundial, Vidal salió al rescate no una, sino que dos veces. El Rey Arturo entró a la cancha del Estadio Nacional aún afectado por un cuadro viral que lo tuvo con fiebre y a punto de bajarse del partido, sin embargo, a los 10 minutos marcó la apertura de la cuenta. Luego, cuando Perú ponía una orden de embargo a las ilusiones, y su tobillo izquierdo estaba masacrado por la refriega, metió un zurdazo esquinado e inolvidable que mantiene vivo el sueño.

Algunos dirán que Vidal es un rey de lengua larga -arrogante incluso- que no se cansa de decir que Chile es el último bicampeón de América. Y sin contexto, la afirmación es totalmente sensata. Sin embargo, al momento de ver al Rey Arturo en cancha, admirar el modo en que corre, la forma en que empuja su cuerpo a niveles sobrehumanos, el alma y el corazón que pone en cada pelota, es claro que transpira y vive ese discurso. Y mientras siga entregando hasta la última gota de sudor, el Rey Arturo puede decir que es bicampeón de América las veces que quiera. Por algo es el Rey.

***

En los otros resultados de las Clasificatorias a Rusia 2018, Brasil venció a Venezuela por 2-0, con gran actuación de Gabriel Jesús. Uruguay empató 2-2 a su visita a Colombia, mismo resultado entre Bolivia y Ecuador en la altura de La Paz. Las caras tristes, en tanto, fueron protagonistas en territorio argentino, ya que la Albiceleste cayó 0-1 ante Paraguay.