Por segunda vez en su historia, el Atlético Nacional de Colombia se coronó como campeón de la Copa Libertadores de América, tras derrotar a Independiente del Valle de Ecuador por 1-0.

El partido definitorio se jugó en el estadio Atanasio Girardot de Medellín, hogar de los verdolagas, bajo un ambiente eléctrico. Antes de iniciarse el encuentro, los hinchas desplegaron un mosaico con la leyenda “Gloria Continental” que contagió a los jugadores dirigidos por Reinaldo Rueda. Bajo la manija de Macnelly Torres, Atlético Nacional impuso el control del balón y a los 8′, Miguel Borja encontró su lugar en la historia dorada del club. El gol fue suficiente para repetir el título obtenido en 1989.

Aquel Atlético Nacional tenía grandes jugadores (Leonel Álvarez y René Higuita, figura en la final ante Olimpia), pero su título siempre ha estado marcado/manchado con teorías de supuestos sobornos arbitrales pagados por el cartel de Medellín, liderado por Pablo Escobar. Hoy, sin embargo, no hay dudas: los verdolagas fueron simplemente los mejores de la Libertadores 2016.

Las pruebas son múltiples, comenzando por la solvencia del arquero Franco Armani y sus defensas. Atlético Nacional recibió 6 goles en toda la competencia, ninguno de ellos en la fase de grupos. A ese trabajo se suma la contención de Sebastián Pérez y la magia de Macnelly Torres -hombre que comenzó en la banca y terminó siendo designado como el jugador del torneo-, así como el aporte goleador de Borja, quien llegó como refuerzo para las semifinales y acabó convertido en el goleador de la Libertadores con 5 anotaciones.

Por cierto, no es justo dejar fuera al técnico Reinaldo Rueda, un hombre consagrado en el trabajo de selecciones, pero que no dudó en regresar al fútbol de clubes para tocar la gloria y ser el comandante de este Atlético Nacional, campeón de la Copa Libertadores.

A continuación, fotos de la alegría verde: