Si la vida de Luis Suárez fuera una película, hoy estaríamos frente a la cuarta entrega de una saga: Mandíbulas IV.

Recopilemos. En la I, calzando la elástica del Ajax, mordió al volante Otman Bakkal del PSV; en la II, con los colores del Liverpool clavó sus colmillos en Branislav Ivanovic del Chelsea; y en la III, la de mejor guión, puso sus dientes sobre uno de los hombros de Giorgio Chiellini, durante el duelo Uruguay-Italia jugado el Estadio Arenas Das Dunas de Brasil.

Este último incidente, si bien no fue sancionado en cancha, le significó cuatro meses de castigo. Cuatro meses sin disputar partidos por los puntos. Cuatro meses que se acaban este viernes.

Sí, Luis Suárez está de vuelta y su debut podría ocurrir este sábado defendiendo la camiseta del Barcelona, su nuevo club, nada más y nada menos que durante el derby español ante el Real Madrid. Contexto perfecto para ser un éxito de taquilla.

Antes del estreno, Suárez se confesó con un canal institucional del Barcelona y esto dijo del proceso de producción:

Sobre el mordisco:

“Sentí que había arruinado mi carrera. Al principio no quería saber de nadie. Me encerré con mi familia, aunque luego reflexioné, pedí perdón y me sentí liberado”

Su contrato traspaso del Liverpool al Barcelona, pese al incidente

Me eché a llorar, por la situación que estaba viviendo y por el respaldo que me estaba ofreciendo el Barça. Me sentí feliz por el compromiso que el club demostró conmigo

Una vez en Cataluña, el trabajo de Suárez fue sigiloso. Disponible para uno que otro amistoso, incluidos dos por la selección de Uruguay, su tiempo comenzaba a extenderse como un chicle infinito.

“Me tocaba trabajar en el gimnasio, evitando las cámaras y los ‘paparazzi’; fueron momentos complicados porque no me sentía profesional, creía que me estaba escondiendo, que estaba haciendo algo que no debía. Pero todo eso me tocó por un error que cometí, lo asumo y acepto las críticas”.

Pero la lluvia comenzó a escampar en la vida del uruguayo. A mediados de octubre recibió el botín de oro gracias a los 31 goles que convirtió en 2013-2014 defendiendo a los Reds.

Luis Suarez Oro

Luis Suárez, Facebook

Y ahora, la posibilidad del regreso. ¿Qué tiene deparado el destino? El sitio de apuestas Paddy Power paga 200/1 a que morderá a alguien en el derby ante el Real Madrid. La otra posibilidad es nombrar a la próxima víctima. Lideran Pepe (16/1) Sergio Ramos (20/1) y Cristiano Ronaldo (25/1). Sin embargo, también está la chance de que en Mandíbulas IV sea su redención, la película en que Luis Suárez dejó de morder a la gente.