Sergio Jadue ya no es más el presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, ANFP. La decisión se hizo efectiva a través de una carta de renuncia, entregada a la prensa mientras él tomaba un avión rumbo a Miami. Su versión: “vacaciones”. ¿Los hechos? Jadue viajó a Estados Unidos en el marco de la investigación que realiza la fiscalía de ese país por supuestos pagos de sobornos en la Conmebol y la FIFA.

Según el diario “El Mercurio”, Jadue (que anteriormente había negado todo) se declaró culpable y aceptó colaborar con la justicia para reducir su condena. Bonito, ¿ah?

En medio de esta ensalada de horrores es imposible no dejar de recordar a un tipo que hace cinco años (cuatro años y nueve meses para ser exactos) predijo el colapso. O al menos tuvo el olfato de hacerle el quite. Hablamos, obviamente, del santo patrono del fútbol chileno, Marcelo Bielsa.

Al momento de renunciar al cargo de entrenador de La Roja, en febrero de 2011, debido al cambio de mando en la ANFP (Harold Mayne-Nicholls —> Sergio Jadue), Bielsa recalcó en ese momento que las decisiones tomadas en aquel entonces tendrían consecuencias en el futuro. Si bien el rosarino mostró voluntad de escuchar a los nuevos dirigentes, su confianza se resquebrajó de manera casi inmediata ante un par de mala prácticas. ¿Qué vio en ese entonces? Aquí, sus palabras

“Sergio Jadue actuó para que yo entendiera que no confiara en él”

De acuerdo a Bielsa, Jadue le envió una carta expresando su intención de trabajar juntos, de remar para el mismo lado, pero pronto comenzó a entregar información a los medios con el objetivo de sacarlo del camino. Bielsa, otra vez:

“Deformó la realidad para poner al público en contra mío, desgastar mi imagen y predisponer al público en contra de mi persona”.

Uno de los métodos utilizados fue filtrar el salario del entrenador. A esto, Bielsa respondió.

“Se dedicó a decir la parte de mi contrato que más puede irritar a aquellos que viven de los sueldos que gana la mayoría de la gente en todos los países. Ganar lo que gano genera pudor, pero es lo que pagan por lo que hago. ¿Si eso es exagerado? Sí, lo es como breve gana la gente”

Al final, eso sí, recordó que no todo recaía en Jadue. Que el golpe de estado que terminó con la salida de Mayne-Nicholls -y la suya- de la ANFP fue orquestada por los tres equipos más grandes del país. Estos habían puesto a Jorge Segovia en la testera, pero luego de algunos problemas de incompatibilidad en el cargo, el puesto cayó en manos de Jadue.

“Creo, y ojalá me equivoque, que con el tiempo el fútbol chileno no le va a perdonar a los actuales concesionarios de los clubes Colo Colo, Universidad Católica y Universidad de Chile las consecuencias de este escenario que han creado, más aún teniendo en cuenta los motivos por los que lo hicieron. Este escenario actual no es responsabilidad de Sergio Jadue, este escenario actual lo ideó, lo creó… los ideólogos de este proyecto son los concesionarios de Colo Colo, Universidad Católica y Universidad de Chile. Y lo que empeora desde mi óptica lo que han montado es para qué lo han montado, qué objetivos persiguen, cuáles son los motivos, las razones del por qué lo hicieron

Hoy, por cierto, esos mismos clubes le dan la espalda a Jadue y comienzan a delinear el incierto futuro del fútbol chileno.

Una vez más, Bielsa tenía la razón.