Tarde de buen fútbol en Rancagua: Chile versus Estados Unidos protagonizaron un partido de esos que quedan en la retina, aunque se tratara de un simple amistoso. Al final una buena noticia, la Roja venció por 3-2 y abrió el 2015, el año de la Copa América, con un triunfo.

Chile versus Estados Unidos, además, entregó apuntes positivos en la libreta de Jorge Sampaoli. Sobre todo a la hora de buscar alternativas a su 11 habitual.

Johnny Herrera. Correcto partido del golero azul. Nada que hacer en los goles estadounidenses ni en el tiro de Michael Bradley que para su suerte golpeó en la cruceta. Bien en el apoyo con los pies a sus compañeros y salida impecable desde el fondo.

Osvaldo González. Rocky cerró con éxito la franja derecha de la defensa, que fue un forado con las constantes subidas de Bryan Carrasco. La única que falló fue a los 6′, cuando el blondo Brek Shea convirtió el 1-0.

José Rojas. No tan mal, Pepe. Jugando como líbero no se complicó y reventó. Eso no lo libró de tener dos momentos “Pepe Rojas”: una falta de último hombre a Jozy Altidore que se lo llevó con chancho al hombro y una pérdida de balón creyéndose Pepenbauer que dejó a la defensa mano a mano.

Juan Cornejo. Grata revelación. Si bien Estados Unidos eligió más su lado para atacar y el gol de Jozy Altidore ocurrió en su rancho, el lateral de Audax demostró buen toque, nervios de acero y personalidad para salir con el balón en los pies y la vista al frente. Tiembla Miiko Albornoz.

Bryan Carrasco. El Velocirraptor dejó campo abierto para que Shea marcara el 1-0 y no aportó mucho defensivamente. En ataque, en tanto, fue una amenaza constante, aunque un pelito atolondrado a la hora de conectar pases al centro del área rival.

Erick Pulgar. Tuvo un trabajo más opaco del que viene mostrando en la UC. Esto porque le tocó más ir en apoyo de la defensa que desdoblándose en ataque. Buenas coberturas, aunque no alcanzó cerrar la conquista de Altidore y cometió una falta a Dempsey al borde del área.

Gonzalo Espinoza. Aprobó en su debut. Un poco más cargado a la derecha de lo habitual, Espinoza movió los hilos del sector y siempre tuvo un pase -quizás un poquito bombeados- para romper las líneas. Entró a la pelea por un cupo a la Copa América.

Mark González El hombre del partido. Chico Mark tuvo un regreso maravilloso. Dejó loco a Yedlin, su marcador, puso una asistencia precisa a Roberto Gutiérrez y se despachó dos golazos con la izquierda (su tercer doblete en menos de un mes). Se comió la banda como en los viejos tiempos, demostrando tener una potencia única entre los futbolistas chilenos.

Marco Medel. Medalla de plata para el volante de Wanderers. Empezó lento, pero de a poco se fue involucrando más en el juego, convirtiéndose en el titiritero de la Roja. Lució su pegada y participó en ambos goles de Chico Mark. Otro que pide más oportunidades en la Roja.

Diego Valdés. Aceptable estreno de este mediocampista de 20 años. Jugó en el espacio que existente entre la defensa y la contención gringa, presionando la salida. En una casi obtiene premio: le robó a Jermaine Jones, pero su remate fue contenido por Nick Rimando.

Roberto Gutiérrez. Marcó el 1-1 parcial con un cabezazo de manual, lo que entrega opciones aéreas a Sampaoli. Aguantó bien de espaldas -dando cuenta de sus mañas y experiencia-, pivoteó y marcó buenas diagonales. Solo le faltó un pelito de precisión para no quedar offside. Y con “un pelito” somos literales.

Juan Delgado. Una de las obsesiones de Sampaoli entró a los 58′. Entregó pies frescos y salidas claras por la derecha, pero le queda mucho por madurar. Es livianito, se queda con el balón más de lo adecuado y tiene una preocupante tendencia a dejarse caer ante el contacto rival.

Gonzalo Fierro. El Pistolero entró a los 72′. Jugó más como volante interno por la derecha que de extremo y respondió de manera excelente. Marcó bien y demostró sus años de experiencia manejando los tiempos y entregando con criterio. Participó en la secuencia del tercer gol.

Paulo Díaz. A la cancha a los 79′. El jovencito de Palestino entró a aguantar el resultado. No brillo ni destiñó.

Angelo Sagal. Ingresó a los 90′ para que la gente aplaudiera el tremendo trabajo de Mark González.

Andrés Vilches. Se mandó un sprint antes de que terminara el partido. No tocó la pelota.