Quinta fecha de las Clasificatorias rumbo a Rusia 2018 y Chile enfrentó a Argentina, en un duelo que significó el debut de Juan Antonio Pizzi en la banca de La Roja. El resumen: una noche marcada por los infortunios.

Todo fue muy raro y se concentró en los primeros 25 minutos de juego.

Sin los suspendidos y lesionados, Charles Aránguiz, Jorge Valdivia, Eduardo Vargas y Arturo Vidal, Chile de todos modos logró mandar una escuadra competitiva al césped del Estadio Nacional. Sin embargo, apenas a los tres minutos, La Roja se encontraba con el desgarro de abductor de Matías Fernández. El Gato Silva ingresó en su lugar y se plantó bastante bien en el eje central. Chile no parecía verse afectado, atacaba e incluso logró abrir la cuenta con un cabezazo de Felipe Gutiérrez a los 11 minutos.

La alegría duró otros siete: a los 19′, Ángel di María aprovechó una mala salida para poner una comba de manual en la red de Claudio Bravo. Luego, el descalabro. A los 21′ se lesionó Marcelo Díaz y mientras se preparaba su cambio, a los 25, vino el segundo de la Albiceleste en los pies del lateral Gabriel Mercado.

Después de eso Chile sumó voluntades y controló la posesión del balón. Buscó la igualdad, pero Argentina logró defender con éxito una victoria que vuelve a meterla en carrera para Rusia, mientras que La Roja está momentáneamente fuera.

¿Ahora?, lo prometido: el uno x uno de Chile vs. Argentina.

Claudio Bravo: El capitán cumplió su partido 100 con la Selección, un festejo que terminó siendo triste. Nada que hacer en el primer gol, quizás algo de responsabilidad en el segundo y una tarjeta amarilla al final que lo dejará fuera del duelo ante Venezuela.

Mauricio Isla: Cumplió bien defensivamente y se proyectó con criterio en ataque. Sin embargo, Chile no usó mucho la banda del Huaso. Se extrañan los días en que hacía tándem con Alexis por ese costado, como en la era Bielsa.

Gary Medel: Gary jugó de Gary, con la entrega habitual, con prestancia en los cortes defensivos, con guapeza y autoridad.

Gonzalo Jara: También de buen juego. Gran complemento de Gary deteniendo ataques rivales y siendo, al mismo tiempo, el primer organizador de juego de la Roja. El defensa con mejor visión de campo en Chile en mucho tiempo.

Eugenio Mena: No se vio tan mal frente a Messi en labores defensivas, pero su rendimiento general fue más bien pobre. En ataque erró de manera constante.

Marcelo Díaz: Era el mejor de Chile, el titiritero, hasta el minuto 21, momento de su lesión. Su ausencia se notó.

Felipe Gutiérrez: Pizzi confió en su ex dirigido en la UC y este no le falló. Convirtió el gol nacional y luego fue quien trató de controlar el mediocampo. Lo hizo bien, aunque en vista del resultado el esfuerzo fue insuficiente.

Fabián Orellana: Tocó tres pelotas que levantaron a la gente de los asientos: el córner que acabó con el gol de Gutiérrez, un remate que sacó Chiquito Romero y un taquito que casi rompe la línea defensiva argentina. El resto debajo de la alfombra o a la basura.

Matías Fernández: Una falta de Marcos Rojo a los 3′, lo dejó out. ¿Qué más se puede decir?

Jean Beausejour: El Bose se vio voluntarioso por la izquierda, siempre pidió la pelota y no se cansó de intentar. Pero eso no basta cuando los intentos se perdían en piernas rivales.

Alexis Sánchez: El Niño Maravilla nunca se cansará de correr, pero le resultó difícil acomodarse sin sus socios habituales y por el hecho de que cada vez que recibía tenía hasta dos o tres rivales encima. Terminó echándose atrás, donde se diluyó.

Francisco Silva: Entró por Mati Fernández y se adueñó del eje central. Buen partido y hasta tuvo dos remates que le tiraron besitos a los postes de Sergio Romero.

Bryan Rabello: El cambio inexplicable de Pizzi. Ingresó por Díaz y demostró NO tener la categoría física ni futbolística para este tipo de partidos

Mauricio Pinilla: Reemplazó a Rabello en la recta final del encuentro, tuvo un remate que golpeó la cara externa de la red y luego batalló, pero sin éxito.