Argentina recuperó la sonrisa. La selección albiceleste venció a Uruguay por 1-0 y se colocó al frente de las Clasificatorias rumbo a Rusia 2018. Todo luego de vivir un par de meses bastante tormentosos.

Tras caer derrotada ante Chile en la final de la Copa América, en Argentina renunció el DT Gerardo Martino y costó un mundo encontrarle un reemplazante hasta que Edgardo Bauzá finalmente tomó el control de la locomotora. Sin embargo, lo peor es que aquella caída significó la salida de Lionel Messi del combinado nacional. El mejor futbolista del planeta, en una reacción infantil, decidió dar un paso al costado ante la imposibilidad de lograr un título con los colores de su patria. Los fracasos de Brasil 2014, la Copa América 2014 y la Copa América 2015 eran una carga difícil para sus hombros.

La crisis interna de Messi hasta se expresó en su pelo. La Pulga, tal como alguien que tiene una dolorosa ruptura amorosa, decidió cambiar de estilo y se tiñó de color dorado.

Semanas después, Messi borró con el codo su renuncia y decidió regresar a Argentina como Golden Messi. ¿Su primer desafío? Uruguay en las Clasificatorias, donde marcó el gol del triunfo…

… y dejó magia como este túnel a Corujo.

Visto de algún modo, Golden Messi pareciera ser una especie de súper saiyajin.

En lo otros partidos de la fecha, Brasil venció por 3-0 a Ecuador, en Quito. La victoria devolvió el alma el cuerpo a la verde amarela, la cual se puso en posición de repechaje. Colombia, en tanto, se puso en el tercer puesto tras hundir a Venezuela en el último puesto con un 2-0, mientras que Paraguay superó a Chile por 2-1. Finalmente, Bolivia también consiguió una victoria por 2-0 ante Perú.