¡CTM! Chile acaba de fabricar una de las noches más inolvidables en su historia futbolística, luego de vencer a México por 7-0, en la Copa América Centenario. La Roja fue una aplanadora, una sinfonía, una obra de arte del pressing y la efectividad, ante un Tri que fue del qué pasó, qué pasó, vamos ¡ay! a la más profunda de las desesperanzas.

La paliza no estaba en el libreto de nadie. Chile no suele marcar 7 (lo hizo una vez a Venezuela en la Copa América de 1979 y en un amistoso ante Armenia en 1997) y a México tampoco es que le hagan 7 todos los días (en 1961 Inglaterra le metió 8 en un amistoso y en 1928 España le ganó 7-1 en los Juegos Olímpicos).

Gran figura de la noche: Eduardo Vargas, quien anotó cuatro de los siete, dedicándolos a su madre infartada. También hubo dos de Edson Puch y uno de Alexis Sánchez, hombre que participó en todos los tantos, igualó a Iván Zamorano como el segundo goleador de la Roja (34) y completó 99 partidos en la Selección.

El 7-0, además, no es un adorno: sirvió para que Chile avanzara a las semifinales de la Copa América Centenario, donde ahora enfrentará a Colombia.

Chile