Estados Unidos comenzó la Copa América Centenario dando pena. Sin embargo, con el paso de los días, la selección ha ido encontrando el juego, convirtiéndose en el primer equipo clasificado a las semifinales del torneo, luego de vencer por 2-1 a Ecuador.

Respira, Jurgen Klinsmann.

Los goles fueron convertidos por Clint Dempsey y Gyasi Zardes (descuento de Michael Arroyo), en una jornada bastante especial en el estadio CenturyLink de Seattle, marcada por el tributo del Team USA a las víctimas del terrible ataque terrorista en la discoteca Pulse de Orlando, y que dejó 50 muertos.

Parte del homenaje fue la cinta de capitán utilizada por Michael Bradley, con la leyenda “One Nation” (que es el eslogan de la selección) y los colores de la comunidad LGBT.

En las tribunas, también se mostró apoyo a las víctimas de la tragedia.

Volviendo al fútbol, Estados Unidos deberá enfrentar al vencedor de Argentina – Venezuela para buscar un cupo en la final.