La Copa América Centenario continúa entregando momentos para taparse la cara de vergüenza. A la confusión de himnos, sus estacionamientos a 40 dólares, goles anulados y penales mal cobrados, ahora se suma el fracaso de una de sus promesas: el uso de tecnología para dirimir anotaciones polémicas.

Hace unos días se invalidó un gol del ecuatoriano Miler Bolaños ante Brasil sin recurrir a la herramienta y esta noche, en el duelo final del mismo grupo, entre Brasil y Perú, la tecnología se utilizó para cobrar un gol ilegítimo (con la mano) de Raul Ruidíaz, que luego dejaría a los brasileños fuera del torneo.

Mano, manito, mano. Robo a mano armada. La mano de Inti…

Clara para todo el mundo, menos para el trío arbitral liderado por el uruguayo Andrés Cunha ni la incógnita persona que validó la anotación tras revisar las repeticiones, usando la tecnología, ni los propios peruanos.

Tras el partido, Raúl Ruidíaz siguió declarando descaradamente que el gol era legítimo.

“Me chocó en el muslo, no sé porque tanta polémica”

El gol fue convertido al minuto 74 y desde ahí Brasil fue incapaz de emparejar, en gran parte por impericia propia y también por la buena actuación del golero Pedro Gallese. ¿El dato? Esta es primera vez que Brasil queda fuera en la fase de grupos de la Copa América desde 1987.

Ahora, Perú enfrentará a Colombia en cuartos de final, mientras que Ecuador -que venció a Haití por 4 a 0- se verá las caras con Estados Unidos.