Siempre hubo barbas en el fútbol chileno. Casos aislados, eso sí. A la memoria vienen Rubens Nicola, Antonio Zaracho, Rogelio Delgado, Pedro Reyes y el Coto Sierra, por nombrar a algunos.

Sin embargo, hoy existen claros indicios de que estamos frente a un tsunami de estilo. Una moda, si se quiere. Basta mirar el Clásico Universitario, que terminó 2-2 en el marcador y que quizás quede en el recuerdo como el más hipster de la historia: 7 de los 22 jugadores que entraron a la cancha, lucían vello facial. En la Universidad de Chile: José Rojas, Osvaldo González y Johnny Herrera, quien además coronaba todo con un muy moderno micro moño o micro manbun.

En la Universidad Católica, en tanto, los barbudos fueron: César Fuentes, Fernando Cordero, Marco Medel y Stefano Magnasco. A ellos se sumó Tomás Costa, quien ingresó en el segundo tiempo

A continuación, algunos acercamientos electrónicos:

Por cierto, los jugadores de la Universidad de Chile y la Universidad Católica no son los únicos sometidos a este dictamen de estilo. Colo Colo tiene dos exponentes en Emiliano Vecchio y Jean Beausejour.

En la lista también sumamos Cristian Muñoz de la Universidad de Concepción y a Carlos Salom de Unión Española.

Finalmente, no podemos dejar de lado a Pablo Mota González, hoy en Cobresal, pero que comenzó a marcar tendencia con los colores de San Marcos de Arica en 2014.